Sobreviviendo a la censura y el acoso en redes, NOTIGODÍNEZ cumple 5 años de existencia

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

En medio de la brutal censura desatada por las empresas propietarias de las redes sociales desde hace varios años, con especial recrudecimiento en fechas recientes, NOTIGODÍNEZ cumplió el pasado 12 de mayo su primer lustro de existencia como medio alternativo ciudadano.

Desde hace cinco años, NOTIGODÍNEZ se propone romper los esquemas preconfigurados de pensamiento impuestos por el sistema de medios convencionales, particularmente en la interpretación de las noticias, el conocimiento que, se supone, éstas proveen de nuestra realidad y, más importante aún, las acciones a llevar a cabo para resolver la problemática en nuestro entorno, a nivel nacional y global.

Si bien existen medios –se cuentan con los dedos– que proveen información relevante y veraz, consideramos que hacen falta espacios de verdadero análisis crítico, libre de simulación institucional y auténticamente dirigido a exhibir la raíz de los problemas. Solamente la ciudadanía, mediante espacios alternos de comunicación y reflexión, puede realizar esa necesaria labor de conciencia.

Hace casi una década comenzaron a abrirse los primeros medios alternativos creados por los ciudadanos, totalmente independientes y libres del control gubernamental, político y económico. A falta de acceso a los medios de comunicación electrónicos –radio y televisión– e impresos, la red internacional se convirtió en el último reducto de la libre expresión ciudadana, mismo que en estos tiempos atraviesa la peor crisis de censura y represión.

Inspirado en esos primeros esfuerzos, NOTIGODÍNEZ apareció para tratar de relevar a aquellas voces, hoy retiradas, que en su momento adoptaron una postura reflexiva, contestataria y de genuina transformación. A cinco años de iniciada la odisea, sabemos que la meta de contagiar masivamente esa rebeldía de conciencia sigue estando muy lejana, pero más urgente que nunca en esta época de creciente fanatismo e inmovilidad social.

Sobra decir que el camino ha estado plagado de un hostigamiento feroz para disuadirnos de seguir adelante. Aunque al principio este medio fue bien recibido en las redes sociales, el nombre que adoptamos, basado en el apellido de quien esto escribe –su creador, Juan Carlos Godínez– fue y sigue siendo motivo de escarnio y desprestigio en aquellas mentes pequeñas, débiles y secuestradas por los prejuicios y paradigmas sociales implantados principalmente desde la televisión.

Empero, y lo decimos con profunda decepción, las empresas propietarias de las redes sociales más importantes –Facebook y Twitter– han sido los peores verdugos de NOTIGODÍNEZ. En otro tiempo baluartes de la libre expresión, hoy son los peores censores en Internet y han llegado al extremo de erigirse en «policías de la verdad» y hasta en «autoridad judicial», adoctrinando a los usuarios sobre qué «es cierto y que no», condicionando el uso de las plataformas a proporcionar datos personales oficiales –con los que luego harán negocios millonarios– y violando sistemáticamente derechos humanos. Todo ello en connivencia con regímenes genocidas y su corrupto sistema de medios convencionales en todo el mundo, mismos que orquestaron la ruin estrategia de las «fake news» –noticias falsas– para justificar estos abusos y desacreditar a la ciudadanía que buscaba informarse e informar en las redes.

Ciertamente NOTIGODÍNEZ casi desaparece devorado por los blogs de noticias apócrifas que, hasta hace no poco tiempo, seguían proliferando en Internet solapados y apoyados por las plataformas de redes sociales, principalmente Facebook. Esta red, actualmente la más importante por el número de usuarios que aglutina, permitió por mucho tiempo a propagadores de noticias falsas la acumulación masiva de seguidores en páginas que suplantaban la identidad de personajes mediáticamente conocidos. En cambio, las páginas de NOTIGODÍNEZ y comunidades aliadas, entre ellas Mexicambios Recargado y el Instituto Nacional de Gastos Pendejos, fueron censuradas sin consideración alguna por la red social de Mark Zuckerberg, el mismo que en 2015 se dijo comprometido a mantener a Facebook como «un espacio de libre expresión, sin miedo a la censura.»

Jamás, en este lustro de actividad informativa, hemos difundido una noticia falsa ni haríamos semejante aberración. Todas nuestras notas son reales, incluyen fechas y vínculos a la fuente original de la información. Sin embargo, la estrategia criminal de las fake news nos orilló a modificar el formato editorial –que no la línea— de las noticias que difundimos. Antes emitíamos nuestra opinión y reflexión de manera directa en cada párrafo de todas ellas, sin simular ni andarnos con medias tintas. Los títulos de nuestras notas siempre fueron incisivos, ciertamente mordaces en muchos casos, con la intención de ir directo al grano y decir las cosas como son. No es posible mantener ese formato en la actualidad debido a los mecanismos mañosos, abusivos y fascistas de censura implementados en las redes sociales.

Pues bien, para desarmarles y no darles pretexto alguno para censurarnos, desde el año pasado presentamos la información de manera convencional y con el tono «imparcial» de la mayoría de los medios, sin rendir nuestras convicciones de llamar delincuente al delincuente cuando el caso así lo amerite. No obstante, al finalizar cada nota, incluimos una sección claramente delimitada para expresar con plena libertad nuestra opinión sobre la información publicada, sin tapujos y con el estilo crítico que siempre nos ha caracterizado. De ese modo, con la noticia perfectamente separada de nuestra opinión particular, no pueden acusarnos de «tergiversar», «manipular», «falsear», etc.

Pese a ello, nuestros contenidos siguen siendo censurados sistemáticamente en Facebook bajo acusaciones falsas de «spam» y otras mentiras, en tanto que Twitter nos ha impedido el acceso a nuestra cuenta oficial desde hace varios meses, pretextando «razones de seguridad» absurdas. Por su parte, la plataforma de alojamiento gratuito de videos Youtube, propiedad de Google, eliminó artera y arbitrariamente nuestro canal oficial.

NOTIGODÍNEZ ha logrado sobrevivir a todo ello gracias al apoyo solidario de mucha gente, empezando por los líderes de Mexicambios Recargado, Un México Informado, el INGAPE, activistas desobedientes civiles (¡gracias Nakamura!, ¡gracias Luigi Corleone!), además de personajes importantes que comparten nuestros ideales y, en los momentos más difíciles, nos han brindado espacios para contrarrestar la censura brutal de Facebook y seguir llegando a más gente. Desde luego, debemos reconocer a las mentes mucho muy superiores a la nuestra en capacidad intelectual, que confiaron en este medio para la publicación de sus reflexiones, análisis e investigaciones de primer nivel. ¡Gracias Comandante Haza!, ¡gracias Emmanuel Ameth, periodista de primera línea!

Pero el apoyo clave de nuestra supervivencia proviene de nuestros lectores, los ciudadanos libres de prejuicios y condicionamientos mentales, quienes nos siguen brindado su respaldo aún en las diferencias de opinión. Sin ustedes, este medio alternativo habría desaparecido hace mucho tiempo. Así que gracias, y les decimos esto sin pretensión de caer en el lugar común del agradecimiento fatuo. Gracias por su interés en nuestros contenidos. Gracias por dedicar parte de su tiempo a leerlos y compartirlos. Gracias por su confianza, su aprecio a nuestro trabajo, sus opiniones inteligentes, sus desacuerdos respetuosos y su valiosa retroalimentación en estos cinco años de difusión, reflexión, denuncia pública y lucha social. ¡Muchas gracias!

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

1 respuesta

  1. Héctor Rodríguez Chaires dice:

    Muchas gracias por tanta información.

Responder a Héctor Rodríguez Chaires Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *