UNA RAYA MÁS AL TIGRE… “Gobernador” priista de Hidalgo jineteó MÁS DE 360 MDP a su alma máter, la UAEH

UAEH despide a Francisco Olvera de su gestión manchando aún más su imagen

Por Emmanuel Ameth
(@1ameth1)

La imagen desgastada de José Francisco Olvera Ruíz, quien pronto dejará de ser gobernador del estado de Hidalgo, recibió como despedida por parte de la que fuera su alma máter, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), una mancha más a su gris administración al ser acusado de ‘jinetearse’, en esta ocasión, más de 360 millones de pesos que correspondían a dicha institución, fruto de recursos etiquetados y de convenios celebrados.

Pero, qué es una raya más para quien es tigre.

El inicio del escándalo

Mediante comunicados vertidos sobre sus canales oficiales, a saber en su página web y en la estación de radio que poseen, la UAEH hizo un llamado público para exhortar a Francisco Olvera a que pagase recursos que adeuda desde 2012, mismos que sumaban la cantidad de 362 millones 95 mil 79 pesos.

En dicho documento, explicaron que los recursos con los que operan son brindados por parte de la federación, que lo hace al corriente, y por parte también del gobierno estatal, quienes habrían dado otro uso a los mismos, toda vez que este sería el 5to ejercicio en el cual no les han sido entregados a pesar de haber sido previamente autorizado el presupuesto por parte del congreso local.

La Universidad en su desplegado dijo que en caso de que no saldarse el adeudo por parte del gobierno de Olvera Ruíz, habría docentes que no percibirían su sueldo y tampoco serían capaces de solventar sus demás prestaciones patronales, no serían capaces de sostener becas, así como también se verían en la necesidad de cobrar el transporte universitario.

Luego de amenazar con marchar este 31 de agosto como medio de presión, la inconformidad fue disuelta la noche de ayer, a razón de un acuerdo tomado con el todavía gobernador de la entidad así como con Omar Fayad Meneses, gobernador entrante, para subsanar el adeudo.

Las mentiras sobre la amenaza y la doble moral de la UAEH

Pero dentro de sus amenazas, la UAEH faltó a la verdad. Porque el esquema de becas que maneja, para la condonación de colegiaturas, es designada administrativamente desde inicios de año, con lo que habiendo ya transcurrido el segundo periodo ordinario de clases, los estudiantes beneficiarios ya habrían recibido el beneficio señalado pues las colegiaturas so cubiertas a inicio de semestre.

También es de aclarar en lo que respecta al transporte universitario, que el mismo es administrado por el patronato de la universidad, pagando obligatoriamente los estudiantes una cuota por el concepto de servicios escolares a través del cual se operan y mantienen dichas unidades. Así, el servicio de este transporte ya estaría pagado, por adelantado, no contando con pretexto alguno para dejar de suministrarlo en su modalidad de gratuidad disfrazada.

Por otro lado, llama la atención de la postura de la UAEH respecto de las movilizaciones a través de marchas, toda vez que tras la primera jornada de acción global por Ayotzinapa, los directores de Preparatorias e Institutos recibieron la instrucción de ‘no dejar salir a su estudiantado a engrosar las filas de dicha manifestación’ por lo que hubo incluso, tristísimos episodios en que los estudiantes quedaron encerrados en sus instalaciones mediante el uso de candados para acordonar las salidas.

Esa es la doble moral de la UAEH: impiden manifestaciones –anticonstitucionalmente- en apoyo a movimientos sociales mientras que por otro lado, por motivos meramente económicos, obligan a sus alumnos a manifestarse cometiendo la niñería de pasar lista en dichos eventos.

Los antecedentes entre Sosa y Olvera

En la década de los 80s, Gerardo Sosa Castelán fue un dirigente estudiantil de la extinta Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), de la cual se apoderó para posteriormente hacerlo de la UAEH, como también relata el libro La Sosa Nostra, escrito por Alfredo Rivera y con una introducción del Belisario Domínguez Miguel Ángel Granados Chapa.

Durante aquella época, Sosa Castelán designó a todos y cada uno de los presidentes estudiantiles que le sucedieron, catalogados en su tiempo todos ellos como ‘porros’ por sus desmanes y al estar también, al servicio del gobierno estatal. Francisco Olvera no fue la excepción a esta regla aunque su relación con el mandamás de la universidad, no fue siempre de miel sobre hojuelas.

Según versiones que se preservan sobre la época, incluso, durante un acto cometido por Francisco Olvera que Sosa Castelán tomó por uno de deslealtad, éste último le propinó la humillación de su vida al exhibirlo, en un evento público, mediante la propinación de bofetadas, recibiéndolas Olvera indefenso al estar rodeado de incondicionales de Sosa.

Dicho momento que marcó la ruptura de ambos personajes no sería superado por ninguno, colaborando ambos a regañadientes ya siendo Olvera investido bajo la figura de gobernador de la entidad, y Sosa, como el mandamás de la universidad sin la necesidad de figurar como rector de la misma.

Esta animadversión podría ser la que motivó a Olvera a jinetear el recurso con el que opera la institución hidalguense si bien existen antecedentes de esta práctica en recursos como la administración del Seguro Popular, haciendo la Auditoría Superior de la Federación señalamientos al respecto.

_________

La deuda, al día de hoy, si bien puede no estar saldada en su totalidad, ha contado con la voluntad suficiente para que ambos políticos de extracción priísta llegaran a un acuerdo. Y como siempre, la carne de cañón para el cumplimiento de las amenazas, fue el estudiantado dado que si bien hubo personal académico y administrativo coaccionado a participar, los mismos ya están bastante grandecitos.

Ésta es la política de cuarta que sostuvo Olvera en Hidalgo durante su administración, misma que por el bien de los hidalguenses, esperemos termine también junto con su mandato.

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *