López Obrador y América Latina

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

Juan Ramón Guzmán
([email protected])

Quien piense que la invasión militar que Estados Unidos pretende acometer sobre Venezuela es un hecho meramente bilateral, se equivoca de plano. “Pacificada” Colombia, y domeñados Chile y Perú bajo su égida, los yanquis se proponen la recolonización de toda América Latina.

El imperio yanqui es un imperio sediento de energía fósil, agua y biodiversidad, se alimenta con muertes, armas y drogas (el dinero que se integra a la economía estadounidense por estos tres conceptos dinamiza a su propio ciclo orgánico de reproducción del capital), pero también su geopolítica necesita volver a ejercerse desde lo que ellos llaman “su patio trasero” (Qué «patio trasero» más extraño y rico, ¿no?, es cuatro veces más grande en territorio, y dos veces más grande en población, que su misma casa).

La ocupación militar de Venezuela y la subsecuente eliminación de su modelo político, que implica el sometimiento del pueblo bolivariano y la destrucción de su infraestructura, mediante el crimen, el robo y el avasallamiento, pertenece a un ajedrez mayor. Estados Unidos necesita convertir a Suramérica en un gran teatro de guerra, como tiene al Medio Oriente,

América Latina, y en especial Suramérica es la única región del mundo, que con la salvedad del conflicto interno colombiano “que tiende hacia a la paz” y los golpes de Estado cruentos de los años 60 y 70 en sus distintos países, se ha mantenido por más de un siglo y medio sin confrontaciones bélicas de pesado calibre.

Los yanquis necesitan desestabilizar a Brasil y a Argentina en el mismo impulso que pretende destruir a Venezuela, para desbaratar ideológicamente a la cara atlántica sur de nuestro hemisferio, para desaparecer a la ALBA, caotizar al Mercosur y golpear al supuesto eslabón débil (análisis sumamente errado hecho por ellos) del Grupo BRICHS, representado en la gran nación carioca.

Este plan yanqui va contra todos los movimientos sociales de América Latina y, en especial a dividir en miles de pedazos a su expresión política, es decir, a toda la izquierda latinoamericana.

¿Cuáles son los países de América Latina que por su tamaño en población y territorio, por sus riquezas naturales y por su geo-estrategia en el concierto mundial, determinan la política regional, los países que son sus puntales? Se necesita sólo el conocimiento de un joven de último año de bachillerato para responder esta pregunta: Argentina, Brasil, México y Venezuela.

Ya envuelto uno (México) en una guerra civil no declarada, y con la no alineación política de los otros tres (Argentina, Brasil y Venezuela), la recolonización de Latinoamérica es un asunto vital para los yanquis, que necesitan las reservas internacionales nuestras para aliviar a su déficit fiscal, a nuestros recursos naturales para mantener a su estilo de vida y a nuestros territorios para garantizar la siembra de marihuana y el procesamiento de cocaína para sus jóvenes, además de lugar de deposición de sus basuras tóxicas y de sus mercancías transnacionales.

¿Qué pensará de todos estos asuntos Andrés Manuel López Obrador? ¿Creerá que los yanquis lo dejarán ser Presidente de México en medio de un cuadro de guerra regional? ¿Qué le dicen de esto sus asesores? ¿Le recomendarán que se sigan haciendo el distraído, que ignore todo, que no opine nada que comprometa, para no distraer “el objetivo concreto” del 2018? ¿Qué país, y en qué condiciones, piensa gobernar? ¿Su sola fuerza política, que es un movimiento gigantesco de hombres y mujeres muy valioso, acaso no es un objetivo peligroso para los recolonizadores yanquis, allí mismo, nada más al cruzar el río Bravo? ¿Qué país y qué geo-estrategia se dibujan en su estructura mental? ¿Alguien ha visto las propuestas de su programa de gobierno en el plano internacional? ¿Alguien me pudiera ayudar a despejar estas preguntas?

Aunque mis camaradas mexicanos me odien, tengo el deber político de confesarles esto: si López Obrador se pareciera a Lula no habría problemas para nosotros fuera de México, porque sería un socialdemócrata con una visión pragmática que favorecería a la región latinoamericana, pero por el camino de silencio y abstracción que ha tomado para que no lo vinculen con la etapa de cambios que vive América Latina, se va perfilando más como a Ollanta Humala, y ustedes ya saben qué tipo de gobierno ha implementado en Perú ese caballero…

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

1 respuesta

  1. vanesa dice:

    mmmmmm es muy pronto hablar de como se va hacer la politica internacional o mundial suponiendo de que AMLO sea presidente por 3era vez.

    a como entiendo las cosas las primeras en arreglar y mayoria MORENA en diputados

    * derogar las reformas que de alguna manera entiendo; pondra un freno que se requiere en todo mexico y para [email protected]
    *desaparecer toda la corruptela en el pais
    *realizando y equilibrando el barco
    *politica internacional ENTRAR AL B.R.I.C.S. y BAII.

    y asi sera gracias a la mayoria de diputados y nuevos gobernadores de los estados por MORENA. y si tiene una mejor idea o solucion pronta y efectiva nos gustaria… la comentara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *