Algunos comentarios sobre el Abogado del Pueblo, ex compañero de lucha

Supe del licenciado Christian Raúl Sánchez López en 2013, poco después de iniciado el régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto. NOTIGODÍNEZ no existía entonces, pero había una efervescencia de medios alternativos tratando de relevar al recién desaparecido 5antuario de Ruy Salgado, el 5anto, en la lucha desde las redes contra la imposición ya consumada. Christian, quien se hacía llamar “el Abogado del Pueblo”, tenía participación en uno de aquellos medios.

Nunca compartí del todo sus puntos de vista, pero en esencia lo consideraba un compañero en esa lucha. Posteriormente, ya sofocada la movilización popular contra la imposición de Peña, decidí crear NOTIGODÍNEZ. A través de Twitter, me acerqué al Abogado del Pueblo para dar más difusión a las denuncias publicadas a diario en este medio alternativo. Christian saludó el esfuerzo y apoyó retuiteando las notas que yo le mandaba. Del mismo modo, yo redifundía las denuncias que él me hacía llegar por esa misma vía, redactando incluso notas en el blog si los casos en cuestión así lo ameritaban, como la amenaza de muerte que recibió en 2014 o la sustracción de su hija, que él acusaba ilegal, por parte de su expareja.

Hay que resaltar que Christian no limitaba su activismo a las redes sociales. Durante las primeras movilizaciones de 2014 en apoyo a los normalistas de Ayotzinapa, por citar sólo un ejemplo, visitó diversos juzgados para actualizar las listas de detenciones arbitrarias, brindar asesoría legal y apoyar en lo posible a los detenidos, todo ello en la madrugada. Siempre pude percibir un fuerte compromiso del Abogado del Pueblo con el activismo que pregonaba, estuviéramos de acuerdo o no, y por eso lo respetaba.

No obstante, con el paso del tiempo nos fuimos distanciando. Nuestras diferencias se agudizaron cuando se sumó al movimiento “Poder Anti-Gandalla” (PAG) del expanista Arne aus den Ruthen Haag. Desde el inicio consideré –porque… ¡era obvio!– que ese movimiento sólo iba dirigido a promocionar la imagen de Arne. Por su parte, Christian se sumó activamente a la iniciativa sobre todo en Azcapotzalco, delegación donde tenía su domicilio. Varias veces me recriminó por denunciar lo que a mi juicio era una farsa encaminada a alimentar las ambiciones políticas de Arne aus den Ruthen. Tuvimos discusiones en Twitter y finalmente no hubo más comunicación.

Tiempo después, aunque ya le había perdido la pista, me enteré que dejó de apoyar al PAG e incluso denunció públicamente actos de corrupción al interior de la organización. Hallé videos en Youtube subidos por el propio Abogado del Pueblo, en los que exhibió documentos y nombró a los operadores de Arne involucrados en las presuntas corruptelas. Me disponía a redactar la denuncia correspondiente en NOTIGODÍNEZ, pero enseguida me enteré que Christian impulsaba su candidatura independiente por la jefatura delegacional de Azcapotzalco. Decidí entonces dejar la denuncia en el tintero.

Los años transcurrieron y NOTIGODÍNEZ entró en pausa forzada asfixiado por el acoso de sus detractores, la censura de las empresas de redes sociales y, el golpe más fuerte, la mezquindad y el desprecio en las trincheras “amigas”. Fue hasta el pasado mes de abril cuando, pese a todo, decidí tratar de resucitar este humilde esfuerzo en vísperas de su sexto aniversario. ¡Seis años haciendo esto!… ni yo mismo lo puedo creer.

A los pocos días, recibí la información sobre el atentado que el Abogado del Pueblo sufrió en las calles de su demarcación. Ya tenía mucho tiempo que no sabía nada de él. Christian había estado participando en programas de televisión de alto rating. La cobertura mediática del ataque fue bastante amplia, sobre todo porque otros participantes en esos programas también sufrieron atentados, pero la información al respecto es muy confusa a la fecha. Decidí esperar hasta disponer de información más certera.

Nunca pude entender por qué Christian señalaba a Andrés Manuel López Obrador como el autor intelectual de su atentado. Días antes de morir, transmitió en vivo por Facebook desde el hospital Rubén Leñero, uno de los nosocomios que integran la red de hospitales gratuitos de la Ciudad de Mexico. Maltrecho, el Abogado del Pueblo acusaba negligencia médica e insistía en que el responsable era López Obrador.

“Me están matando desde el Rubén Leñero”, dijo en un mensaje dirigido a Claudia Sheinbaum. “Van a decir que me morí de COVID19 negligencia y ayuda”, denunció.

Medios faranduleros informaron que la causa oficial de su muerte fue un paro cardio-respiratorio mientras dormía. En algún video se mencionó que en realidad le sobrevino una peritonitis fulminante, pero la fuente no es confiable. Desde luego, aprovechando el fallecimiento, se dio carpetazo al asunto. No se han aclarado las circunstancias del atentado ni se dio seguimiento a sus denuncias de negligencia médica.

Christian Sánchez tenía su estilo particular de expresar sus convicciones. Algunas personas no gustaban mucho de la manera en que hacía su activismo, sobre todo en últimas fechas, pero lo cierto es que… hacía, cosa que mucho se extraña en estos tiempos de fanatismo y absoluta inmovilidad social.

Así pidió que se le recordara:

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *