Con armas y maquinaria, minera canadiense expulsa a vecinos de Zacatecas y destruye sus viviendas

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

México, 1 de febrero 2017 (NOTIGODÍNEZ).- Con ustedes, los VERDADEROS SAQUEOS que ocurren todos los días en México y de los cuales la mafia mediática no informa NADA. Trasnacionales criminales se llevan nuestra agua, petróleo y riqueza metalúrgica, pasando por encima de lo que sea y violando cualquier cantidad de leyes, incluidas las que a modo les diseñan los criminales que se roban el poder precisamente para facilitar esta invasión.

Mientras todo esto ocurre en la más completa impunidad, el asesino de Atenco y usurpador Enrique Peña Nieto se regodea en su recalcitrante cinismo, insultando la inteligencia de los mexicanos al celebrar la «unidad nacional» mediática en torno a su despreciable persona.

El diario La Jornada informó ayer que la minera canadiense Panamerican Silver expulsó ilegalmente de sus casas a vecinos del municipio de Chalchihuites, Zacatecas, luego de acosarlos y amenazarlos durante dos años. Otro despojo más en el paraíso de impunidad, corrupción y saqueo llamado México.

Según el citado medio, la empresa extranjera utilizó guardias privados que portaban armas largas para obligar a 47 familias a abandonar sus hogares. Posteriormente destruyó las viviendas usando maquinaria pesada. ¿Para qué este abuso monstruoso? Para saquear más oro, plata y cobre.

Los hechos ocurrieron el pasado 13 de enero en la comunidad de La Colorada, perteneciente al municipio de Chalchihuites. Panamerican Silver opera en la zona desde 1998, explotando una mina ubicada a 235 kilómetros al poniente de la ciudad de Zacatecas.

En su portal de Internet, Panamerican Silver presume de ser la segunda empresa productora —SAQUEADORA— de plata en el mundo. Tiene minas en Estados Unidos, México, Perú, Bolivia y Argentina.

Hacia mediados de 2014, comenzaron los conflictos entre la trasnacional y los habitantes de La Colorada, luego de una serie de cambios en la administración del complejo extractivo que derivaron en despidos injustificados, abusos y acoso contra los habitantes para expandir la mina.

De hecho, la comunidad empezó a vaciarse a consecuencia del hostigamiento de la minera canadiense, misma que se apropió de los predios abandonados y demolió las viviendas supuestamente deshabitadas.

Las 47 familias afectadas con la más reciente invasión de la empresa extranjera, señalan que han demostrado la posesión legal de los terrenos que les fueron despojados, pues han habitado durante casi 100 años en esa zona. Desde 1982 promovieron un juicio para que se les reconociera como ejido, pero las autoridades federales no han resuelto a la fecha. El juicio fue reactivado el año pasado.

Asimismo, denunciaron que la criminal empresa canadiense asegura ser la legítima propietaria de los predios invadidos, utilizando un documento apócrifo.

Tras destruir las viviendas de los afectados, la minera les ofreció trasladarlos a una colonia construida por la propia empresa donde las viviendas son de lámina, bajo un contrato de comodato que vence el 13 de febrero.

Reiteramos: estos abusos descomunales ocurren todos los días en nuestro país. De este caso nos enteramos porque los afectados decidieron plantar cara, denunciar el atraco y defender sus derechos, pero en muchos casos la gente desamparada y olvidada por sus compatriotas mexicanos, decida bajar las manos y aceptar los abusos.

¿Cuándo tendremos la mínima dignidad de hacer verdadera unidad nacional para expulsar del país a estas empresas criminales y recuperar todo lo que nos han robado?

Con información y foto (derecha) de La Jornada

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *