Jefe de gabinete del nuevo gobierno confirma que AMLO incumplirá promesa de revertir la “reforma” energética

México, 15 de septiembre 2018 (NOTIGODÍNEZ).- ¡Viva México, LADRONES, ESTAFADORES, FARSANTES, SIMULADORES, IMPOSTORES… DELINCUENTES!

Alfonso Romo Garza, jefe de gabinete del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, confirmó esta semana que el tabasqueño incumplirá su “juramento patriótico”, emitido el 18 de marzo de 2014, de revertir la nociva contrarreforma energética que entregó la riqueza petrolera a trasnacionales, dañando profundamente la economía nacional.

De acuerdo con el portal de la revista Forbes, el empresario regiomontano, principal asesor del presidente López Obrador en el próximo gobierno, presumió que logró convencer al equipo político del tabasqueño para no cancelar la mal llamada “reforma” energética.

“El sábado pasado le dijimos a los inversionistas ‘adelante’”, dijo Alfonso Romo en el marco del Foro Económico México 2018, del Instituto de Finanzas Internacionales. Ahí, el empresario confirmó que López Obrador pasó de jurar la cancelación total de la “reforma”, a sólo prometer que revisaría los contratos… pero ahora ni siquiera eso.

“Pasamos del rechazo a decir que no la vamos a echar para atrás y que vamos a revisar los contratos”, descaró el sujeto. Enseguida, aclaró que el nuevo gobierno no quitará contratos a empresas nacionales o extranjeras y que la “revisión” prometida se limitará a determinar por qué no se han ejercido y por qué hay lentitud en el flujo de las inversiones.

Citado por Forbes, Romo dijo que el próximo gobierno quiere ver qué se necesita para implementar la contrarreforma energética y que traiga “más producción y beneficios”.

Sobre el tema del precio de las gasolinas que López Obrador prometió congelar y bajar, el sujeto desmintió al tabasqueño y adelantó que el nuevo gobierno mantendrá las “políticas” implementadas durante el régimen usurpador de Enrique Peña Nieto, esto es, no subsidiará los precios y mantendrá la “lógica” neoliberal del libre mercado sin intervenir.

Asimismo, calificó las promesas del tabasqueño en contrario como versiones “mal entendidas” de los medios, con mención particular del diario Reforma, asegurando que en los pasados 18 meses López Obrador nunca habló de “controlar los precios”.

“No hay que leer el Reforma […]. En 18 meses nunca se ha hablado de control, es una distorsión en los titulares porque si se lee los siguientes párrafos (de esas notas) se verá la realidad.

“Si hablamos de validar la reforma energética con un precio controlado (de la gasolina) se cae todo”, afirmó.

Por cierto, Romo confirmó que la contrarreforma energética fue una orden de Estados Unidos y que Trump condicionó la firma del “acuerdo comercial” -más abusos- con nuestro país a no cancelarla.

Si no refrendábamos la reforma energética, el nuevo tratado no se firma”, reveló citado por Forbes.

Opinión:

Los desmemoriados y los fanáticos descerebrados de AMLO negarán que éste juró públicamente abolir las contrarreformas, especialmente la energética. Cierto, el viejo fue cambiando mañosamente su discurso a medida que se acercaba la elección, pero al final sí prometió que congelaría y bajaría los precios de las gasolinas. Ahora su criminalazo asesor, Alfonso Romo, el de los negocios sucios con la brutal Monsanto, dice que “todo fue un mal entendido”. ¿Dónde está la diginidad de los millones de mexicanos que votaron por este individuo que hoy se apresta a apuñalarlos?

Hoy el mesías al fin se ha quitado por completo la careta. La farsa monumental ha quedado finalmente al descubierto, desde los fraudes de 2006 y 2012 hasta este momento. Todo se planeó desde un principio para presentar al viejo como un patriota, un moderno caudillo; para inflarlo ante el pueblo hambriento de héroes y luego entronizarlo cuando así conviniese a los tiempos “políticos”. Él sabía que cancelar la contrarreforma energética era una promesa clave para ganar adeptos rumbo a su ascención al poder, porque esa “reforma” es la más importante de todas, la que garantiza más riqueza mal habida a las trasnacionales petroleras, autoerigidas en dueñas del planeta. Una vez en la silla, el vejete convalidará los atracos perpetrados por sus antecesores mientras la farsa de la “democracia” se consolida en un país eternamente sumido en la corrupción, el saqueo, los fraudes, la farsa y el engaño. En ese sentido, López Obrador es aún peor que sus antecesores, pues ya sabíamos que Fox, Calderón y Peña eran unos criminales farsantes. Sabíamos que Meade y Anaya no cumplirían sus promesas y que seguirían con la agenda neoliberal que les impusieron sus delincuentes jefes oligarcas. En cambio, López Obrador engañó sistemáticamente a millones al simular oponerse a esa agenda, al denunciar a sus criminales impulsores y jurar que revertiría todos los abusos contra la nación. Su impostura monstruosa lo convierte en uno de los peores, si no el peor, traidor a la patria y a los mexicanos.

Con información de Forbes

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *