Así juró AMLO que cancelaría las contrarreformas “del mal gobierno de Peña”, principalmente la energética

El 18 de marzo de 2014, durante la conmemoración del 76 aniversario de la Expropiación Petrolera en Villahermosa, Tabasco, Andrés Manuel López Obrador, entonces dirigente máximo del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) -en vísperas de convertirse en partido político- y hoy presidente electo de la República, juró públicamente que, de triunfar su movimiento, cancelaría todas las contrarreformas espurias impulsadas en el régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, con principal énfasis en la contrarreforma energética que “privatiza el petróleo”.

Durante la lectura de un “juramento patriótico”, López Obrador se comprometió a “luchar sin tregua ni descanso” en contra de las reformas laboral, educativa, fiscal y energética, las cuales, prometió, serían abolidas cuando triunfara en su meta de alcanzar la Presidencia de la República.

“Hoy 18 de marzo, cuando conmemoramos el 76 aniversario de la Expropiación Petrolera llevada a cabo por el presidente patriota Lázaro Cárdenas del Río, los aquí reunidos y muchos mexicanos más, refrendamos nuestro compromiso de luchar sin tregua ni descanso hasta revertir las reformas a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución promovidas por Enrique Peña Nieto para entregar el sector energético nacional a particulares, sobre todo a corporaciones extranjeras”, aseguró al dar lectura a su juramento patriótico.

Asimismo, acusó a Peña y su grupo de pretender convertirse en accionistas de las grandes empresas beneficiadas con la contrarreforma, o por lo menos de obtener sobornos a cambio de los contratos para saquear yacimientos de petróleo en nuestro país.



Previamente, el tabasqueño calificó algunas de las contrarreformas estructurales -laboral, educativa, fiscal y energética- como “cuatro golpes a la economía popular” asestados en el primer año y 5 meses del “mal gobierno de Peña Nieto”.

“Cuando triunfe nuestro movimiento, porque vamos a triunfar más temprano que tarde, vamos a abolir, vamos a cancelar, VAMOS A BORRAR TODAS ESAS REFORMAS ESTRUCTURALES”, proclamó López Obrador en aquel discurso, hoy olvidado por sus fanáticos seguidores.



A medida que se acercaban las campañas electorales, el tabasqueño fue suavizando paulatinamente su discurso. Primero aseguró que “sometería a consulta” la permanencia de la contrarreforma energética, luego se limitó a prometer que “revisaría los contratos” y, finalmente, una vez obtenido el triunfo en las urnas, se echó para atrás por completo en voz de sus colaboradores.

Esta semana, el delincuente Alfonso Romo Garza, vinculado a la criminal empresa Monsanto y futuro jefe de gabinete de López Obrador, sentenció categórico que la “reforma” energética no se cancelará, que el próximo gobierno no quitará los contratos entregados a las trasnacionales beneficiadas en el actual espuriato, y que López Obrador nunca dijo que “controlaría” los precios de las gasolinas, acusando a los medios de haber “mal entendido” sus declaraciones al respecto.

Al respecto, es triste y desesperanzadora la actitud de los fanáticos seguidores de López Obrador ante esta franca TRAICIÓN. La defensa del petróleo fue uno de los principios fundamentales de la lucha histórica del tabasqueño. Su juramento patriótico no sólo fue congruente con su activismo, sino clave en su cruzada para ganar seguidores y asegurar el triunfo de su movimiento. ¿Por qué, quienes le otorgaron su apoyo precisamente tras escuchar ese juramento, justifican ahora la traición de su líder a sus propias convicciones? ¿Por qué arremeten contra nosotros por informar sobre estas incongruencias y no reclaman al propio individuo el haber dado la espalda a sus principios? ¿Dónde está la dignidad de los millones que creyeron en sus promesas y, aún con tiempo para evitarlo, están próximos a ser traicionados y apuñalados?

Con información de Proceso

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *