La derecha llora a Venezuela mientras destruye a México

“En la guerra perpetua
Entre los hijos de la luz y los hijos
De las tinieblas,
Me afilié con el bando de las tinieblas.

Pero cómo elogié su claridad,
Su transparencia y su brillo.
De qué manera impuse la veneración
Hacia lo oscuro (que llamé luminoso).

Y los obligué a sangre y fuego
A decir que veían el sol
Cuando era noche profunda”.

-José Emilio Pacheco, De las milicias celestiales.

Por Comandante Haza (@Poesia_y_Versos)

Esta semana, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, a través de dos sentencias, asumió las competencias parlamentarias del Poder legislativo. La razón es que la Asamblea Nacional se encuentra en ilegalidad al tener a tres usurpadores en sus filas. Es decir, tres diputados a los cuales se les comprobó fraude electoral por compra de voto. El TSJ suspendió las proclamaciones de los usurpadores, pero fue desacatado por la Asamblea Nacional para obtener mayoría absoluta, lo cual le daría poder de derogar o reformar leyes. Al ver el Estado de Derecho en riesgo, el TSJ tomó la mesura temporal, y se mantendrá hasta que la Asamblea Nacional convoque a sesión y acate la medida de desincorporar a los usurpadores.

“Golpe o Autogolpe de Estado” sentenció el frenesí de las hordas mediáticas a servicio de la burguesía y se reprodujo como virus por las redes, incluso reproduciéndose por medios considerados respetables que conservan un sentido de condescendencia a la derecha por miedo de parecer parciales. Con actitud de “les dije” y “así serían aquí” se coronaron los políticos y analistas orgánicos de la derecha mexicana mientras presumen como un paraíso a un México sangrientamente despedazado o aceptan a medias su miseria, pero defendiendo el sistema neoliberal, reduciendo su decrecimiento a “el gran pendiente” o “gran desafío” y proponiendo como solución la intensificación del mismo sistema que nos está matando.

Son los mismos que llamaron “revolución pacífica” al Golpe de Estado en Brasil, que dejó a Temer, un informante de la CIA no elegido democráticamente, ilegítimamente en el poder. Son los mismos que se rompen las vestiduras por cinco muertos en Londres, pero no dicen que el atentado fue perpetrado los mismos terroristas que el Reino Unido financia, y tampoco hablan de los cientos de masacrados y niños enterrados en fosas comunes en Mosul por bombardeos de la coalición a la cual el Reino Unido pertenece. Son los mismos medios que parecen anestesiados ante el terror en México y/o creen que una actitud reservada va por encima de una conducta proporcional a la miseria y brutalidad que se vive. Son los mismos que presumen que México tiene más “libertad” pero callan ante los periodistas amenazados, torturados y asesinados. Son los mismos que no sólo callan sino que encubren, no sólo encubren sino que realizan los crímenes de lesa humanidad en el país. Son los mismos que usurpan el poder y han usurpado por dos veces consecutivas la presidencia mexicana.

El genocida ex-usurpador, Felipe Calderón, que en su usurpación generó más de 16 millones de nuevos pobres, incrementó más de 400% los secuestros, gastó más en su genocidio que dejó más de 120 mil asesinados, miles de desaparecidos, alrededor de 1.2 millones de desplazados y un narco con mayor producción, que en educación, incrementó 92% la deuda externa y vastos crímenes de lesa humanidad más, y que ahora quiere retornar a usurpar el poder vía su esposa, la repugnante cómplice Margarita Zavala, se regodeó de lo ocurrido en Venezuela, país en que es considerado ‘persona non grata’. El actual usurpador, asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, llamó a que Venezuela “recupere muy pronto y a plenitud el orden diplomático”: Dos criminales usurpadores que han roto el marco legal, tan miserable, han establecido una cuasi dictadura militar (que se está en vías de concretarse con la ley de Estado de Sitio), han reforzado una red de complicidades e impunidad en las élites, han robado el patrimonio del pueblo para dárselo a la burguesía y han bañado de sangre al país.

En Nochixtlán las fuerzas federales dispararon contra la sociedad civil, masacrando. En Chihuahua un político con orden de aprehensión se resguardó en la “Cámara de Diputados” para no ser detenido. En Veracruz un juez dio amparo a un junior violador de familia influyente. México alcanza el máximo histórico de deuda externa mientras el pueblo es asfixiado en alzas de precio en básicos… ¿Quién tendrá la capacidad de medir este terror inmensurable y cada vez más grave?

“Quienes ven crisis la tienen en su mente” dijo Enrique Peña Nieto en defensa del ejército que lo cobija, queriéndonos obligar a sangre y fuego a ver un sol inexistente cuando las tinieblas invaden a México.

Hay que rechazar con sensatez y entereza la enorme hipocresía del régimen y la inercia injusta a reservarse con eufemismos ante la catástrofe que se vive.

Comandante Haza. México, 1 de abril 2017
(@Poesia_y_Versos)

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *