“Regulación” del régimen peñista ENGAÑA y fomenta consumo de Coca Cola, Pepsi, etc., causantes de OBESIDAD

México, 8 de marzo 2017 (NOTIGODÍNEZ).- Las “regulaciones” que impuso el régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, en matera de publicidad y etiquetado de productos azucarados y chatarra, lejos de ayudar a frenar el alto consumo de esos productos entre la población, lo han incentivado aún más.

En tal sentido, la organización civil El Poder del Consumidor (EPC) interpondrá una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), responsabilizando al “Estado” por su complicidad en el consumo de chatarra causante de obesidad y la diabetes, pues el marco regulatorio de la publicidad y el etiquetado “no sólo es pura simulación, sino que incentiva el consumo” de productos venenosos, particularmente entre los niños y adolescentes.

De acuerdo con el diario Reforma, el EPC señaló que la regulación de la publicidad en televisión abarca hasta las 19:00 horas, cuando hay estudios que señalan que los menores siguen pegados a la caja idiota entre las 20:00 y las 22:00 horas.

Por cuanto al etiquetado, el marco regulatorio es aún más falsario y mañoso al presentar el azúcar como parte de la “ingesta recomendada”, cuando en realidad ese producto ni siquiera debería formar parte de la dieta de los mexcanos, los más obesos del mundo.

La igualmente simuladora Organización Mundial de la Salud (OMS), al servicio de las grandes trasnacionales como Coca Cola y Pepsico, establece 50 gramos de azúcar como “nivel máximo diario recomendado”. Esto NO significa que sea obligatorio consumir esa cantidad en una dieta normal. Por el contrario, lo saludable sería NO CONSUMIR AZÚCAR aparte del que está presente en las frutas y otros alimentos naturales, pero caso de hacerlo, la OMS alerta no exceder 50 gramos diarios.

En México ni siquiera se toma en cuenta dicha “recomendación”. Según la denuncia del EPC, la regulación establece una base de 90 gramos de azúcar como “nutrimentos diarios”, lo que constituye un engaño absolutamente criminal. Así, en la etiqueta de un refresco de 600 mililitros se engaña descaradamente al consumidor, bajo el amparo de la regulación oficial, al indicarse que aporta el 70 por ciento de dichos azúcares.

De esta manera se atenta contra los derechos a la alimentación adecuada, derecho de los niños a la salud y el derecho a la información, entre otros.

Tal como se ha denunciado desde hace décadas, el EPC acusó que todo el proceso de regulación se encuentra manipulado por la industria de bebidas azucaradas y comida chatarra.

“El diseño de la política en publicidad y en etiquetado frontal fue capturado por la industria, o se hizo en contubernio, y después el proceso de evaluación de la política está capturado por la industria”, denunció Alejandro Calvillo, integrante del EPC.

Llama la atención que el EPC interpondrá su denuncia contra el “Estado mexicano” —usurpado por Enrique Peña Nieto y sus cómplices—, pero… ¿y las empresas directamente responsables de la pandemia? ¿Por qué ni siquiera las menciona por nombre y apellido? Coca cola, Pepsico, Bimbo, Nestlé, Kellogs, Mars y todas sus marcas de productos engordadores. ¿A esos cuándo los señalarán y llamarán a boicotearlos?

En este medio alternativo lo hemos dicho hasta el cansancio: EL BOICOT A ESAS TRASNACIONALES ASESINAS NO SÓLO ES LA ÚNICA FORMA POSIBLE DE HACER VERDADERA JUSTICIA. También representa nuestra vía de salvación.

Con información de Reforma

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *