Sexenio de Calderón, el más violento de la historia para la prensa con 60 periodistas asesinados y 15 desaparecidos

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

México, 16 de mayo 2017 (NOTIGODÍNEZ).- El régimen usurpador del panista Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien se robara la Presidencia de la República durante el sexenio 2006-2012, ha sido el más violento de toda la historia contra la prensa, al registrar 60 periodistas asesinados y 15 víctimas de desaparición forzada, según cifras del Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) difundidas en julio de 2013.

En su momento, el informe «¿Por qué tanto silencio? Daño reiterado a la libertad de expresión 2012», elaborado por el Cencos, recopiló las cifras mortales de violencia contra periodistas durante el sangriento espuriato calderonista, concluyendo que dicho periodo fue el más letal de la historia moderna de México para el periodismo.

El último año de Calderón en la Presidencia que usurpó fue el más mortífero para los trabajadores de la prensa, con ocho asesinatos (6 en Veracruz, uno en Puebla y otro en Sonora) y 4 casos de desaparición (2 en Veracruz, uno en San Luis Potosí y otro en Tamaulipas) para cerrar con 60 homicidios y 15 desapariciones forzadas de periodistas en seis años de violencia y muerte.

La falsa «guerra contra el narcotráfico» desatada por Calderón apenas iniciado su espuriato -con el fin de legitimarse por la fuerza-, fue la causa principal de la masacre de periodistas, quienes padecieron todo tipo de agresiones por parte de la delincuencia organizada y también del propio régimen usurpador.

Según el informe del Cencos, la violencia «oficial» se caracterizó por agresiones directas de los agentes del narco-estado calderonista -desde funcionarios hasta elementos de las fuerzas de seguridad de todos los niveles-, así como la consigna de no garantizar seguridad, justicia y pleno ejercicio de los derechos, lo cual fortaleció la impunidad intensificó la espiral de violencia.

«Esas agresiones extremas han contribuido a crear un clima de angustia y zozobra permanente que ha llegado a provocar el abandono de la profesión o el éxodo masivo de periodistas, en un contexto enrarecido entre otro factores por el uso predominante de la fuerza militar en la ofensiva gubernamental contra la delincuencia organizada», denunció el Cencos.

Dicho informe cobra relevancia en el contexto de las recientes agresiones y asesinatos de periodistas. El cambio de usurpador el 1 de diciembre de 2012 no representó mella alguna en la violencia contra los informadores de este país. Por el contrario, siguiendo la agenda iniciada por su antecesor espurio, el asesino de Atenco y actual usurpador Enrique Peña Nieto, continúa la «política» de militarización, represión, hostigamiento y amenazas contra el periodismo independiente, crítico y contestatario.

Apenas ayer lunes, dos periodistas fueron atacados en distintos puntos de la República. Uno de ellos, Javier Valdez Cárdenas, falleció acribillado a las afueras del medio que fundó en Culiacán, Sinaloa. Más tarde, Sonia Córdova, directora comercial del semanario «El Costeño» de Autlán de Navarro, Jalisco, fue víctima de un atentado que la mandó al hospital mientras su hijo, quien estaba con ella al momento del ataque, falleció en el lugar de los hechos.

Con Peña Nieto usurpando la Presidencia, suman 33 periodistas asesinados, 6 en lo que va del presente año. Felipe Calderón, convertido en un auténtico troll de las redes sociales, derrocha a diario su desvergüenza etílica al denostar a Venezuela, criticar ferozmente a la «oposición» en México e impulsar sin mesura la campaña de su mujer. No obstante, calla mañosamente ante la barbarie que él inició en México tras robarse la Presidencia y que continúa con su sucesor priista.

Zavala, en cambio, no ha sido tan «sensata». Ayer expresó su «indignación» por el asesinato de Javier Valdez y «exigió a las autoridades garantizar las libertades en nuestro país». Desde luego, usuarios de redes sociales le cayeron a palos recordándole su #SilencioCómplice (etiqueta usada en las redes por su marido para denostar a la izquierda) ante los periodistas asesinados durante el régimen usurpador de Calderón, así como su decisiva complicidad en la exoneración de sus familiares responsables de la tragedia en la guardería ABC.

Con información de La Jornada

SIGUE A NOTIGODÍNEZ

Tu apoyo siguiéndonos en nuestras redes sociales es muy importante para continuar nuestra labor. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *