QUINTO INFORME: Suman 104 MIL EJECUTADOS en lo que va del régimen de Peña; supera ya al sangriento calderonato

México, 5 de septiembre 2017 (NOTIGODÍNEZ).- El régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, ha logrado finalmente lo que parecía imposible: superar las cifras sangrientas de su antecesor también espurio, el genocida Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

De acuerdo con la agencia Proceso, citando un reporte de Semanario Zeta, suman ya 104 MIL 602 asesinatos de diciembre de 2012 al 31 de julio de 2017, con lo que el actual régimen se perfila como el más violento de toda la historia por encima del espuriato calderonista.

Peor aún, dicha cifra es aproximada y podría ser mucho más alta, debido al número de muertos que no se han contabilizado en los registros oficiales y de medios especializados, entre los desaparecidos, las narcofosas aún no descubiertas, la desintegración de cuerpos y el aislamiento de algunos pueblos que no llevan registro de sus cifras de violencia.

En tanto, uno de cada cuatro homicidios en México durante los últimos 27 años se ha cometido durante el régimen usurpador de Peña Nieto, esto es, el 25 por ciento del total de los homicidios registrados de 1990 a 2016, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Nuevamente, consideremos que la cifra debe ser mucho mayor por la falta de información precisa y, en este caso, por la nula confiabilidad del Inegi cooptado por los cómplices de Peña para maquillar los datos.

Proceso recordó que la violencia se desató luego de que Felipe Calderón iniciara en 2006 una falsa “guerra contra el narco”, a pocos días de haberse robado la Presidencia y buscando legitimarse por la fuerza. Sumando el número de asesinatos durante su espuriato a los del actual, representan el 49 por ciento de las 427 mil 698 víctimas de homicidio en los últimos 27 años. Así, uno de cada dos asesinatos en ese tiempo ocurrió bajo los regímenes usurpadores de Calderón y Peña.

Este año se perfila como el más violento de ambos espuriatos. Tan solo en 2017, la cifra de muertos alcanza los 16 mil 152 de enero a julio, lo que representa casi el doble de los homicidios registrados durante el primer año completo de la masacre iniciada por Calderón, con 8 mil 867 víctimas en 2007.

En promedio, cada mes se han registrado uns 2 mil 300 ejecuciones en lo que va de 2017, 78 cada día, tres muertes por hora. De mantenerse la tendencia, este año cerraría con la cifra récord de 27 mil 690 víctimas.

¿Habló de esto el asesino de Atenco en su “quinto informe” ante la oligarquía que lo impuso? Por supuesto que no. La desvergüenza de estos criminales responsables del baño de sangre dejó de ser noticia desde hace mucho tiempo. Lo que preocupa es la pedestre impavidez del pueblo que se ahoga en su propia sangre. ¿Qué más tiene que pasar para que reaccionemos y cambiemos el rumbo catastrófico de nuestra patria?

Con información de Proceso

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *