En pleno tema de los migrantes, baja régimen de Peña “subsidio” al IEPS; gasolina subirá aún más

México, 21 de octubre 2018 (NOTIGODÍNEZ).- En medio de la atención generada por las moviizaciones masivas de migrantes centroamericanos en nuestro país, el régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, anunció la disminución del “subsidio” al Impuesto Especial a Producción y Servicios (IEPS) que aplica ilegalmente -de manera oculta- al precio de las gasolinas, lo que tendrá un impacto a la alza en los precios, muy elevados ya, de los combustibles en todo el país.

De acuerdo con el diario La Jornada, la disminución del “subsidio” en el IEPS otorgado a los intermediarios entró en vigor a partir de ayer sábado. Según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el IEPS para la gasolina Magna entre el 20 y 26 de octubre será de 3.26 pesos por litro, esto es, un incremento de 33.6 por ciento u 82 centavos respecto de la tarifa vigente hasta ayer.

Por cuanto al IEPS en la gasolina Premium, la cuota a pagar por los comercializadores subirá a 3.55 pesos por litro, lo que representa un incremento de 29.5 por ciento u 80 centavos respecto del último nivel previo a la entrada en vigor de la medida.

Aunque la SHCP espuria descartó que el ajuste a las tasas del IEPS que aplica a las gasolinas y el diésel vaya a redundar en aumentos a los precios de esos combustibles, lo cierto es que distribuidores y comercializadores siempre terminan trasladando cualesquiera incrementos en sus costos al precio de venta, impactando invariablemente al bolsillo del consumidor final.

La Jornada explicó que desde la “liberalización” de los precios de los combustibles al mercado el año pasado, el régimen usurpador presume la aplicación de un “subsidio” a los intermediarios a través de la disminución variable del IEPS. De esa manera busca contener variaciones abruptas en el precio del combustible, que está determinado por la cotización internacional del petróleo, la variación en el tipo de cambio, el propio impuesto y los costos de traslado de los centros de producción a los de consumo.

No obstante, la medida ha sido insuficiente para mitigar las alzas registradas desde la entrada en vigor de la contrarreforma energética espuria, que trajo consigo la apertura del mercado de los combustibles. La Magna, por ejemplo, de mayor consumo entre la población, ha subido 19.16 por ciento en lo que va del año, al pasar de un promedio de 16.28 pesos por litro al cierre de 2017 a 19.40 al viernes 19 de octubre.

La Premiun se ha incrementado 15.8 por ciento, al pasar de 18.07 el 31 de diciembre del año pasado a 20.93 a antier sábado, mietrnas que el diésel subió 19.08 por ciento, al pasar de 17.34 pesos por litro el último día de 2017, a 20.65, según la última información de la Comisión Reguladora de Energía.

Opinión:

1) En el caso de las gasolinas, el régimen disfraza su ROBO a los mexicanos a través del IEPS que se aplica de manera oculta en los precio de venta de los combustibles. Ese IEPS que en sí mismo es un atraco, es modificado por el régimen usurpador para robar más o menos según las “condiciones del mercado”. Por lo tanto, no hay tal “subsidio”. Esa palabra es un insulto más del régimen a la inteligencia de los mexicanos. Pretende decir que “nos está ayudando a pagar menos”, cuando lo que en realidad está haciendo es dosificar el ROBO. Como sea, en su condición de usurpador, ilegal e ilegítimo, este régimen no tiene derecho alguno a cobrar impuestos de ningún tipo a la población. Al hacerlo, está robando.

2) Todo este asunto de los impuestos a la gasolina y su liberalización al mercado es una ratería monstruosa que los mexicanos jamás debimos haber permitido. Nuestro país goza de una riqueza petrolera incalculable y además, con base en años de esfuerzo y dedicación, desarrolló una de las empresas petroleras más importantes del mundo. Tenemos, pues, no sólo materia prima dada por la naturaleza, sino capacidad de extracción y refinación para aprovecharla y producir combustibles a bajo costo. NO había razón alguna para imponer “impuestos especiales” a la gasolina debido a que su precio ya incluye los costos de producción. Por la misma razón, tampoco había necesidad de “liberalizar los precios al mercado”. Si tenemos petróleo y podemos producir gasolina, es ridículamente absurdo adoptar los “precios internacionales” para calcular el costo que pagarán los consumidores mexicanos. ¿Quiénes están detrás de toda esta farsa para saquearnos? Debería ser obvio: las grandes trasnacionales petroleras. Son ellas las que determinan los precios internacionales a su antojo. Son ellas las que exigieron una contrarreforma energética en México para regresar a invardirnos, saquear nuestros recursos y usar nuestro petróleo para vendernos gasolina cara en nuestro propio territorio. No teníamos, no tenemos necesidad alguna de esas empresa criminales. ¿Por qué diablos seguimos permitiendo la invasión y el saqueo? ¿DÓNDE ESTÁ NUESTRA DIGNIDAD COMO MEXICANOS?

Con información de La Jornada

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *