LOGRAMOS DETENER LA VENTA DEL CAMPO MILITAR 1F

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

Por Gerardo Fernández Noroña
(@fernandeznorona)

El año pasado, recibí una amplia documentación que acreditaba que se pretendía vender el Campo Militar número 1F. Tardé un tiempo en revisarla y cuando lo hice, no daba crédito. Con el pretexto de modernizar la industria militar mexicana, se quería realizar un desarrollo inmobiliario en lo que hoy es el Campo Militar número 1F. Ocho y medio millones de metros cuadrados de bosque que colindan con Constituyentes, Reforma, Vasco de Quiroga, en la salida de la Ciudad de México rumbo a Toluca.

Ahí se asienta la industria militar mexicana; el club hípico del Estado Mayor Presidencial; más de 500 viviendas de militares de diverso rango; la fábrica Real de pólvora, construida ahí desde la época de la colonia. Un acueducto prehispánico y un acueducto colonial, pues esa zona siempre ha abastecido de agua a la capital del país. La cruza el río Tacubaya, colinda con la casa de Vasco de Quiroga; una zona hermosa, que pretendía venderse en mil millones de dólares entre el entonces secretario de hacienda, José Antonio Meade Kuribreña y, el secretario de la defensa, Salvador Cienfuegos; obvio decirlo, en complicidad con Enrique Peña Nieto.

El día de ayer, apareció en el Diario Oficial de la Federación la determinación de reintegrar ese predio a la Secretaría de la Defensa Nacional. Dicho en lenguaje llano: se daba marcha atrás a la venta de este formidable terreno. Una victoria enorme de un puñado de hombres y mujeres que nos opusimos con firmeza a semejante atraco a la Nación.

Convoqué a una rueda de prensa, hace varios meses, para dar a conocer semejante latrocinio. Acudí con toda la documentación en mi poder y transmitimos en vivo, por Internet, la denuncia de este hecho gravísimo. Invitamos el desayuno a los representantes de los medios en el restaurante «El Cardenal » del Hotel Hilton (lo que pretendo señalar, es que no escatimamos en gastos dada la importancia de la denuncia que haríamos), no salió una sola línea en la prensa escrita y mucho menos, se dijo nada en los medios electrónicos (radio y TV).

Vía las redes sociales, fui comunicando y compartiendo la información. Los propios usuarios de las redes sociales se negaban a difundirla por miedo a las posibles represalias. Pasaron meses sin que medio alguno se dignara a difundir tan grave hecho. Un puñado de hombres y mujeres estuvimos protestando en diferentes fechas en las diferentes puertas de acceso al Campo Militar número 1F. Ni un solo medio de comunicación quiso cubrir nuestras protestas y menos quiso difundir nuestra denuncia.

Porfiamos, compartiendo en las redes sociales la información, las protestas y nuestra exigencia. Durante meses, no dejamos de manifestarnos en la periferia del predio militar, a pesar de las amenazas de muerte que desde los altos mandos del ejército recibimos mi pareja Emma Ocampo Silva y un servidor.

Recibimos primero una amenaza en mi domicilio de Leandro Valle 14-29 en la colonia Centro. Era una amenaza velada, pero evidente. Para que no hubiese dudas, unas semanas después, la amenaza de muerte fue explícita y contundente en el domicilio que tuvo el comité del 68 y «Corre la voz», en San Luis Potosí 98, colonia Roma. Ahí guarda mi pareja parte de sus cosas, desde que el pasado sismo del 19 septiembre de 2017, dejara dañado su departamento en la calle de Morelia y Tabasco, pues el edificio quedó imposible de habitarse desde esa fecha. Ahí, en San Luis Potosí 98, nos dejaron varias amenazas de muerte, exigiéndome que parara en mi denuncia de la venta del Campo Militar número 1F.

En ambos casos realizamos la denuncia correspondiente, que a la fecha sigue durmiendo el sueño de los justos. Un alto funcionario de la policía capitalina platicó conmigo y me dijo que era evidente la participación de la inteligencia militar del ejército en las amenazas emitidas en nuestro agravio. Me dijo que el asunto era serio y que debería cuidarme, valioso comentario y valiosa ayuda.

No desistimos. Seguimos luchando contra la venta del campo militar. Todavía unos días antes de iniciar la campaña electoral, acudí a realizar una enésima clausura simbólica de la puerta del Campo Militar número 1F, que da a la avenida Vasco de Quiroga. Impusimos una lona enorme, en la puerta principal, que rezaba: «Inmobiliaria Meade-Cienfuegos. Se vende». Al término de la protesta, un oficial del ejército descolgó la manta, la dobló y caminó hacia mi camioneta para entregármela en mano. Un gesto que me conmovió profundamente, valeroso, digno, republicano.

La campaña electoral me absorbió y casi al término de la misma, propuse a la hoy alcaldesa electa Layda Sansores, que cerráramos campaña de manera conjunta el miércoles 27 de junio, en la puerta de la avenida Vasco de Quiroga. La senadora Sansores, fue muy solidaria conmigo, cuando meses después de que nosotros denunciáramos la venta del citado predio militar, la fracción del PT en el Senado de la República hiciera suya la lucha contra la venta del mismo. De hecho, me invitaron a una rueda de prensa en instalaciones del Senado de la República, en que participó el coordinador de los senadores Manuel Bartlett, y estaban entre otros Mario Delgado y la propia Sansores.

Por algún motivo no fue factible realizar este cierre de campaña conjunto, pero yo acudí a la zona militar que está sobre Periférico, llamada «El Vergel», en Iztapalapa. La citada zona militar está dentro del distrito 4 federal, por el que fui elegido diputado federal. Me acompañó la entonces candidata a diputada local y hoy diputada electa, Guadalupe Aguilar Solache. Reiteré mi denuncia sobre la venta del Campo Militar número 1F.

Hoy, celebro, verdaderamente celebro que hayamos logrado detener la venta del multicitado campo militar. Vendieron más de un millón de metros cuadrados de bosque y han hecho destrozos enormes con la construcción del tren que viajará de Toluca al Distrito Federal y que será, una más en las obras inconclusas del actual desgobierno criminal. Pero no es menos cierto que logramos salvar la mayor parte del bosque que es patrimonio de nuestro pueblo y que debe abrirse al disfrute del mismo.

Es correcta la exigencia de la alcaldesa electa de Álvaro Obregón, Layda Sansores, quien sostiene que debe ser la cuarta sección del bosque de Chapultepec el hoy Campo Militar número 1F. Que así sea, para evitar futuras fiebres privatizadoras y negocios inmobiliarios hechos a costa del patrimonio nacional. Que las más de 500 viviendas para militares que hay en la zona, sean entregadas a damnificados del sismo del 19 de septiembre, en especial a los que se encuentran viviendo en la calle hoy en día, que no han recibido un solo apoyo.

«El pueblo tiene derecho a vivir y a ser feliz».

Gerardo Fernández Noroña.

México D.F. a 28 de julio de 2018.

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *