MÁS BURLAS: Ahora el pretexto absurdo para quitar recursos a Salud y Educación fue… “el Brexit”

Comte, Brexit y la Chamanería Económica

Por S. Molina
(https://plus.google.com/106130870947501484687)

Comte fue un filósofo que se propuso estudiar a la sociedad desde una «actitud positiva», quiere decir, desde la actitud científica. Luego de sus variadas observaciones y análisis, declaró sus tres leyes sobre los estadios de la sociedad; éstas evolucionan de un estadio teológico, al metafísico y por último, al positivo.

Como el ser humano es racional, busca instintivamente explicaciones a los fenómenos que le impactan, le asombran. Pero ante las imposibilidades existentes, el escaso desarrollo de la ciencia y la técnica, limitan la obtención de pruebas.

Se llega un momento en donde las divinidades, o seres con un poder sobrenatural son los causantes de los fenómenos asombrosos o inexplicables; estamos frente al estadio teológico. Así por ejemplo, los antiguos griegos tenían multiplicidad de dioses. No necesariamente tiene que tratarse de divinidades, también se presenta el caso de seres legendarios; sin olvidarnos de las personas que tienen la facultad de comunicarse con los dioses o con los seres legendarios o incluso, con las fuerzas naturales; éstos son conocidos como «profetas», pero cada cultura tiene un nombre distinto para designarlos, como chamán, druida, sacerdote, elegido, etc.

Cada uno tiene sus particularidades; no entraremos a detalle sobre este punto, pero el caso del chamán puede ejemplificar mejor las diferencias. El chamán es un individuo que se comunica con las fuerzas naturales, no con dios o los dioses; quizá éste sea el motivo del por qué en un momento determinado de la historia y en una cierta cultura, se les tenía una mayor confianza; es decir, el chamán tiene conocimientos especiales, domina un supuesto arte, que ya no consiste en usar a las divinidades como explicación de los fenómenos. Por tanto, el chamán no ejerce funciones sacerdotales, sino la función de sabio de la comunidad, pero se encuentra atado a las condiciones materiales de existencia de su época.

¿A qué nos referimos al decir condiciones materiales de existencia? Se trata pues, de una sociedad que no tiene la capacidad productiva de fabricar lentes de aumento; el avance de las metodologías e investigaciones anteriores no pasan de ser las ideas mitológicas y divinas sobre la explicación de los hechos; el chamán pues, parte desde cero para explicar los fenómenos que sirven a la sociedad tribal. Si descubre una planta que alivia los dolores, el chamán no puede explicar por qué y cómo es analgésico; ante esta imposibilidad crea toda una serie de explicaciones metafísicas:

—Son los poderes ocultos de la naturaleza; la madre tierra es sabia —diría el chamán.

Así llegamos al segundo nivel de estadio según Comte. En el estadio metafísico las fuerzas abstractas sustituyen a las fuerzas sobrenaturales y divinas. En nuestro ejemplo anterior, el chamán convierte las fuerzas naturales como la tierra o la naturaleza, en algo que lo explica todo sin comprender realmente la mecánica del funcionamiento de los fenómenos; es pues, conocimiento trivial disfrazado con argumentos grandilocuentes, que usualmente están acompañados de ceremonias o ritos especiales para generar un impacto emocional en la audiencia. En la época medieval, los pensadores e ilustres aristotélicos resolvieron que el arcoíris se creaba «porque está en la naturaleza de la luz producirlo». Como se observa, realmente no se saben las causas eficientes.
Pues bien; el mercado es la entidad metafísica que todo lo explica en la ciencia económica; si bajan los precios, es el nerviosismo del mercado; si aumentan los precios, es por la volatilidad de los mercados, si permanecen constantes, es por la voluntad de los mercados.

Hace unos meses decían los economistas que China provocaba la caída del precio del petróleo por su bajas compras; hasta que salió la noticia que China está comprando petróleo en mayores cantidades. Por supuesto, la ciencia económica no puede verse mal, así que realizan sus declaraciones rimbombantes post factum, es decir, declaran lo que ya todo el mundo sabe, después del hecho, pero con aires de intelectualidad analítica.

Luego un analista financiero argumentó que el dólar sube por la volatilidad del mercado internacional, y que el gobierno de Peña Nieto no tiene culpa alguna; pero al final del discurso periodístico, confirma lo que negaba: que es la política corrupta de México.

Y para rematar, la cereza del pastel; Castrens alegó que el aumento del dólar era causado por una red de robots de internet; afirma pues, una Skynet de las divisas.

Por motivos como estos, el filósofo especializado en física matemática, Mario Bunge, revisó las matemáticas de la economía y concluyó que la economía es una seudo ciencia, y la califica como la más peligrosa de todas las seudo ciencias existentes en la entrevista al periódico El Mundo, el 11 de marzo del 2011.

Ya desde los años 50´s y 60´s, se acusaba de procedimientos seudo científicos, por ejemplo, con el «jeroglífico de la producción», y decimos jeroglífico, porque no merece ser llamada “fórmula, o función” de la producción, porque no lo es. A esto, una de las pocas voces que se levantaron contra el dogma, fue la profesora de economía Joan Robinson:

“Al estudiante de teoría económica se le enseña a escribir Q • f (L, K), (…) y se le apresura al siguiente asunto, en la esperanza de que se olvide de preguntar en qué unidades se mide K. Antes de que él lo pregunte, se ha convertido en un profesor, y así los hábitos de pensamiento descuidado se transmiten de una generación a la siguiente”.

Y justo como dice Robinson; a pesar de que fue refutada, se sigue enseñando en todas las Universidades; a lo cual, Bunge preguntó en una conferencia de economistas:

— ¿Por qué seguían enseñando lo que ya ha sido refutado?

La contestación ejemplifica lo contrario a la actitud positiva, sería, la actitud retrograda y seudo científica:

—Por tradición —le contestaron a Bunge.

Otra reciente investigación sobre el jeroglífico de la producción, confirma que «conduce a resultados carentes de sentido» ¿y por qué se sigue usando?, argumenta que «es un concepto hegemónico en la teoría económica actual» y es hegemónico, concluye, por «ser proyectados sobre la comunidad científica en las publicaciones —investigaciones patrocinadas por instancias oficiales, como si se tratasen de conceptos-herramientas de utilidad contrastada», e incluso, usa una palabra que podría considerarse como diabólica en la actual época del capital, «Sirven, siguiendo a Joan Robinson, a la estrategia de la mala educación del pensamiento económico burgués» (Bellod Redondo; La función de la producción de Cobb-Douglas y la economía española; Revista: Económica Crítica nº12, segundo semestre 2011, ISNN 2013-5254).

Ahora, resulta que por el Brexit, se han recortado los presupuestos de educación y salud, alegando, como era de suponerse, la chamanería de la economía.

S. Molina. Julio 12 de 2016.
https://plus.google.com/106130870947501484687

Colaboración externa para NOTIGODÍNEZ

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *