NEOLIBERALISMO «FELIZ»: Los hogares más pobres en México son los más endeudados; LOS BANCOS LOS DEVORAN: BBVA

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

Fernanda García Cruz
Sinembargo

Ciudad de México, 23 de julio (SinEmbargo).− La clase económica más baja del país gasta 5.4 veces más de lo que percibe, por lo que también su nivel de endeudamiento se encuentra entre los más altos, de acuerdo con el documento “Situación de la Banca México” al primer semestre de 2014, elaborado por BBVA Research.

Para el sector más necesitado de la población, la economía no ha repuntado, sobre todo en el caso del primer decil, que según Saidé Salazar Altamirano, Economista Senior de BBVA Bancomer, “trimestralmente tiene como ingreso 3 mil 500 pesos, mientras que el promedio, que es el quinto decil percibe 18 mil 500 pesos y el décimo, 120 mil pesos, igualmente trimestrales”.

“La carga financiera promedio por hogar en el 2012 fue de 14.7 por ciento con respecto a su ingreso monetario”. En el caso de los hogares del primer decil, tiene la carga financiera más alta, que es el 67.1 por ciento, mientras que la carga financiera de los hogares del séptimo decil es de 10.7 por ciento.

Es decir, “el sector de la población que pertenecen al primer decil y cuyos ingresos son de aproximadamente 3 mil quinientos pesos trimestralmente, gastan 5.4 veces más de lo que perciben en un trimestre”, de acuerdo con Saidé Salazar.

Carga financiera, que se ha incrementado gradualmente en los últimos años desde el año 2000 al pasar de 9.9 por ciento a 14.7 por ciento.

La posición financiera de los hogares en México se estima como la razón entre el pago de deudas que realiza y su ingreso monetario, los cual incluye pagos a tarjetas de crédito, hipotecas y otras deudas. No incluye otro tipo de ingresos que no sean monetarios.

De acuerdo con el estudio, los gastos en porcentaje que un hogar mexicano tiene con respecto a su ingreso son los siguientes:

  • Pago a tarjeta de crédito representan en promedio 12.1 por ciento del ingreso monetario del hogar.
  • Pagos a hipotecas representan en promedio 13.6 por ciento del ingreso monetario del hogar.
  • Pagos de otras deudas a instituciones o personas representan en promedio 13.9 por ciento del ingreso monetario del hogar.

De acuerdo con los economista de BBVA Rsesearch, la recuperación económica marcada hace unas semanas por Banxico, que anunció que el Producto Interno Bruto (PIB) durante el primer trimestre alcanzó 3 por ciento, al parecer comienza a rendir frutos tanto al sector privado como a los créditos otorgados por la banca comercial, ya que han marcado una aceleración en su crecimiento. Aunque no ha recuperado los niveles previos a la crisis de finales de 2008.

Sin embargo, dicha recuperación y crecimiento no se ve en el caso de los sectores más pobres de la población, pues al parecer “es el que se encuentra más endeudado”.

ESTIMACIONES DEL ENDEUDAMIENTO

Se estima que en el año 2013 los pagos por servicio de deuda a los intermediarios financieros sumaron 838 mil millones de pesos. El 62 por ciento se destinó a intereses y comisiones, mientras que el 38 por ciento al pago a amortizaciones.

El servicio de deuda es el pago que las familias realizan por intereses comisiones y amortizaciones sobre créditos al consumo y a la vivienda. Servicio que ha variado considerablemente en los últimos años.

“Mientras que en el año 2000 el 72 por ciento del pago a deudas se destinaba a las hipotecas, en el 2013 la mayor parte, que es el 63 por ciento, se destinó a créditos de consumo”, declaró Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA Bancomer.

“En el caso de los pagos de intereses y comisiones se concentran en créditos al consumo bancarios no revolventes y créditos a la vivienda del Infonavit.” En el 2013 las familias pagaron 309 mil millones de pesos de intereses y comisiones al crédito al consumo, mientras que los pagos a los créditos hipotecarios sumaron 207 mil millones de pesos, “del cual 55 por ciento fueron al Infonavit, 28 por ciento a la banca y 17 a otros intermediaros,” afirmó.

En el caso de las amortizaciones de consumo sumaron 215 mil millones de pesos y las hipotecarias dieron una cantidad de 107 mil millones de pesos, del cual “58 por ciento se destinó al Infonavit y 27 por ciento a la banca”.

“HAY CRÉDITO PERO NO PARA TODOS”

A pesar de que a la vista del Banco Central Europeo los hogares mexicanos muestran un nivel de endeudamiento moderado, en realidad los hogares de ingresos más bajos son los que enfrentan una mayor fragilidad financiera en comparación con los deciles más altos, provocando que sigan fuera del sistema bancario.

Carlos Serrano afirmó que “hay crédito pero no para todos”, pues las nuevas políticas públicas “no deben de perder de vista dichas estadísticas y tener cautela en poner créditos a familias que ya están endeudadas.”

Las localidades más pequeñas tienen una relación negativa con la inclusión financiera, ya que habitar en municipios con menos de 15 mil habitantes, además de tener un menor acceso al sistema financiero formal, implica la presencia de mecanismos informales de ahorro y crédito como los agiotistas, las tandas, cajas de ahorro populares, las casas de empeño, entre otros. Lo que contribuye a un mayor endeudamiento y pago de tasas de interés muy altas.

Para acabar con esto se pretende realizar análisis socioeconómicos de la población más detallados e incrementar la educación financiera, para que así se incremente la participación en el sistema financiero formal y acorde a sus características.

EL SECTOR PRIVADO Y SU RECUPERACIÓN

En los cinco primeros meses de 2014, el saldo del crédito vigente total otorgado por la banca comercial al sector privado se vio favorecido, ya que a partir del mes de marzo registró un repunte a 4.7 por ciento, y éste continuó en abril y mayo, con tasas de 4.9 y 5.6 por ciento, respectivamente.

Según Sirenia Vázquez Báez, economista Senior de BBVA Bancomer, los créditos al consumo, empresarial y a la vivienda se han expandido y visto ligeramente favorecidos, gracias a que ha habido un “mejor desempeño del consumo, aumento de la confianza del consumidor y del empleo” y mayor demanda en los sectores dedicados a los servicios, lo que ha contribuido a la “estabilización pero que no han sido suficientes para un mayor dinamismo en la economía”.

A pesar de que el crédito a empresas se mantiene como el principal motor de crédito, al ser el que aporta más a su crecimiento, no hay que olvidar que para que “exista una mayor expansión crediticia, en su mayoría depende de que la economía, y en particular el mercado interno, también marquen signos de recuperación”, aseguró Serrano Herrera.

La institución presentó una nueva metodología para calcular el endeudamiento de los hogares.

Fuente

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *