Y vinculan también a hija de Vicente Fox con secta internacional de esclavitud sexual

Facebook Twitter Pin it WhatsApp Enviar por correo

México, 24 de mayo 2019 (NOTIGODÍNEZ).- Ana Cristina Fox de la Concha, una de las hijas del ex “presidente” de México Vicente Fox Quesada, fue señalada como integrante de la secta internacional de trata de personas con fines de esclavitud sexual, NXIVM, fundada por el empresario estadounidense Keith Raniere, actualmente enjuiciado en su país bajo cargos formales de tráfico sexual y esclavitud.

Con la engendro de Fox suman ya siete mexicanos vinculados a la mencionada secta, entre ellos Carlos Emiliano Salinas Occelli, hijo del exusurpador presidencial priista Carlos Salinas de Gortari; Rosa Laura Junco, hija del propietario de Grupo Reforma, Alejandro Junco; Loreta Garza Dávila, exdirigente de una organización para enseñar idiomas a niños de preescolar y una de las más cercanas a Raniere. Las otras mujeres mexicanas señaladas como víctimas de la secta son Mónica Durán, Daniela Padilla y Camila Fernández.

El nombre de Ana Cristina Fox aparece en una investigación de medios estadounidenses sobre la existencia de la secta liderada por Keith Raniere, empresario dedicado a la impartición de cursos y talleres de superación personal, con los cuales atraía y seducía a mujeres para convertirlas en sus esclavas sexuales.

Uno de estos talleres se impartía en la organización Executive Success, fundada por Raniere en sociedad con Emiliano Salinas. Ahí, por ejemplo, la joven Daniela Padilla fue inscrita por su propio padre para tomar cursos de empoderamiento. Sin embargo, según su testimonio, rápidamente fue enganchada para unirse a NXIVM y posteriormente explotada sexualmente por el empresario. Tenía 16 años cuando comenzó su calvario.

Ana Cristina es señalada en la investigación como una más de las esclavas sexuales de Raniere, pero también como una de sus colaboradoras. En el texto de la investigación difundido por la revista Forbes, se asegura que Raniere contaba con una red de “reclutadores”, entre los que se menciona a los hijos de los ex “presidentes”, que además realizaban promoción de boca en boca de su negocio.

Hasta el momento, la hija de Fox no ha negado ni confirmado dicha información. Tampoco ha sido requerida judicialmente para presentarse como testigo en el juicio contra el fundador de NXIVM.

Durante el proceso legal contra el empresario se han ventilado varias prácticas de tortura contras las víctimas que eran introducidas en la secta: se les marcaba con un cautín ardiente como si de vacas se tratase, se les obligaba a usar juguetes sexuales de tipo sadomasoquista y, desde luego, eran obligadas a tener relaciones con el hoy acusado.

Las autoridades federales de Estados Unidos iniciaron la investigación luego de que The New York Times publicara un artículo a finales de 2017, que detallaba cómo las mujeres eran iniciadas en la secta NXIVM, se les obligaba a revelar secretos personales y posteriormente se les coaccionaba para que no denunciaran lo que sucedia al interior de la organización.

Con información de Publimetro

NOTIGODÍNEZ EN REDES SOCIALES

¿Gustas apoyarnos? La mejor manera de hacerlo es leyendo, comentando, reflexionando y pasando la voz sobre nuestros contenidos, así como incluyéndonos en tus favoritos. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *