Confirman abogados que Cártel de Sinaloa tenía en su “nómina” a Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto

México, 14 de noviembre 2018 (NOTIGODÍNEZ).- Los abogados de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, exlíder del Cártel de Sinaloa procesado en Estados Unidos, afirmaron que ese grupo criminal pagó sobornos millonarios al genocida Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, exusurpador de la Presidencia en el sexenio 2006-2012, y a su sucesor, también espurio, Enrique Peña Nieto, para evitar la captura de Ismael Zambada alias “El Mayo”.

Dichas revelaciones confirman la información que desde hace años se conoce sobre financiamiento del narco a los regímenes usurpadores actual y anteriores, a cambio de impunidad, protección usando al Ejército, desmantelamiento de grupos rivales y otros “favores”.

De acuerdo con el diario Reforma, Jeffrey Lichtman, uno de los abogados de El Chapo en la primera audiencia del juicio que se le sigue en el vecino país del norte, aseguró al jurado que el Cártel de Sinaloa pagó millonarios sobornos al actual usurpador mexicano y a su también espurio antecesor, con el fin de mantener libre e impune al “Mayo”.

“Lo diré de nuevo: el actual y el previo [usurpador] de México recibieron millones de dólares en sobornos”, aseveró citado por Reforma.

El litigante señaló también que los “gobiernos” de México y Estados Unidos confabularon con Ismael “El Mayo” Zambada para incriminar a Guzmán como líder del Cártel, usándolo de chivo expiatorio del propio Mayo y del cártel de los Arellano Félix.

Según el alegato de Lichtman, el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado en 1993, fue ultimado en confabulación entre los Arellano Félix y el régimen usurpador de Carlos Salinas de Gortari, porque tenía información sobre la corrupción del salinato y su asesinato fue usado para incriminar a “El Chapo”.

El abogado estadounidense describió a Guzmán Loera como un hombre “sin importancia” dentro del negocio del tráfico de drogas, cuya imagen ha sido elevada a la de un mito para desviar la atención del “Mayo” Zambada quien, aseveró, es el verdadero líder del cártel.

Opinión:

Si ese criminal “no tiene importancia”, como afirma su también delincuente leguleyo, ¿por qué lo dejaron escapar dos veces de penales de alta seguridad? ¿Por qué “funcionarios” de Vicente Fox le abrieron personalmente la puerta del penal de Puente Grande para que saliera por su propio pie? Por cierto, el asunto de los sobornos a Peña y Calderón no es noticia. La gran periodista Anabel Hernández ha denunciado en un sinfín de ocasiones, particularmente en su libro “Los Señores del Narco”, que Calderón formaba parte de la “nómina” del Chapo. Por ello, Hernández se ha referido al geonocida Calderón como “el [usurpador] más corrupto de la historia”. En cuanto al asesino de Atenco, hasta un exdirector de la DEA ha declarado públicamente que El Chapo financió su campaña fraudulenta en 2012. En algo puede que tenga razón el abogadete del Chapo: su cliente sí está siendo usado de chivo expiatorio mientras el Cártel de Sinaloa mantiene su hegemonía en el millonario y sangriento negocio del narcotráfico, siempre solapado por Estados Unidos, país número uno en el consumo de drogas a nivel mundial.

Con información de Reforma

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *