En medio de las campañas y el furor por el “mundial”, Peña firmó decretos para privatizar el agua

México, 18 de junio 2018 (NOTIGODÍNEZ).- En medio de la expectación que han generado las campañas electorales por un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición “Juntos haremos historia”, así como por la actuación de la selección mexicana en el mundial futbolero de Rusia 2018, el priista Enrique Peña Nieto, usurpador de la Presidencia de la República, firmó diez decretos que prácticamente privatizan el 55 por ciento de las aguas superficiales de la nación.

Así lo dio a conocer el periodista Rubén Martín a través de diversos medios de comunicación, entre ellos el diario La Jornada y el portal Sinembargo, que desde el fin de semana difundieron la noticia. No obstante, la misma pasó desapercibida debido al triunfo del equipo mexicano de futbol en su primer partido de la justa mundialista, ni más ni menos que contra la selección de Alemania.

En su denuncia, Martín explicó que, en efecto, aprovechando la coyuntura por las campañas y el furor mundialista, Peña utilizó la figura legal de los decretos para modificar el estatuto de las vedas existentes sobre 40 por ciento de las cuencas del país, que contienen 55 por ciento de las aguas superficiales de la nación.

El golpe se perpetró el pasado 5 de junio, fecha en que se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente. Acompañado de la organización no gubernamental World Wildlife Fund, en un claro montaje para tratar de legitimar su decisión, Peña eliminó la “prohibición que había para la entrega de permisos de extracción de agua” en esas cuencas con el pretexto de que servirían para establecer reservas de agua para áreas naturales protegidas y la naturaleza para los próximos 50 años.

Sin embargo, según explica Rubén Martín, lo que Peña realmente hizo fue abrir la puerta para que 55 por ciento del vital líquido se utilice para fines lucrativos, ya sea privatizando directamente el manejo del agua en organismos operadores empresariales municipales, o entregando concesiones de agua para las distintas empresas extractivas del país, como son minería, hidrocarburos, turística, o inmobiliaria.

“Estos decretos van a permitir a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) garantizar los volúmenes de agua que están exigiendo las empresas mineras, petroleras y privatizadoras de sistemas urbanos de agua, a costa de los derechos de los pueblos indígenas, núcleos agrarios, comunidades rurales y los sectores populares urbanos”, denunció la coalición Agua para Todos integrada por pueblos originarios, organizaciones sociales, activistas e incluso trabajadores de los sistemas de agua.

Opinión:

El agua estaba privatizada de facto desde hace mucho tiempo en varios estados de la República e incluso en la Ciudad de México. La infraestructura de bombas, tuberías y potabilización creada por los mexicanos, fue entregada “en concesión” a empresas privadas que ahora nos cobran por “gestionar el servicio”, es decir, como en otros casos, particulares se enriquecen usando recursos e infraestructura propiedad de la nación.

Sólo faltaba entregar el vital líquido en esas cuencas y el que todavía yace en el subsuelo. Tenía que hacerse en estos momentos porque, de otra manera, el escándalo habría sido mayor aunque, considerando el nivel de enajenación de la gente, igual no habría pasado nada. La mayoría está inmóvil y auto-maniatada con la “esperanza” de que ahora sí le respetarán el triunfo al mesías y éste, por el sólo hecho de llegar por fin a la Presidencia, revivirá a los muertos, reaparecerá los recursos saqueados e impondrá una santa paz en el país jamás soñada por los ángeles del cielo.

Mientras tanto y aprovechando ese nivel de fanatismo, Peña Nieto no se irá sin asestar varios golpes más a los intereses nacionales, tal como hizo su genocida antecesor Felipe Calderón antes de salir de Los Pinos.

Con información y foto (derecha, sin el texto) de Sinembargo

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *