Lamenta Dresser fracaso de Anaya y que México prefiera “la crítica visceral y la arenga con enojo”

México, 11 de junio 2018 (NOTIGODÍNEZ).- En un artículo publicado en la revista Proceso, la politóloga Denise Dresser Guerra expresa su decepción por el fracaso rotundo de Ricardo Anaya Cortés, candidato presidencial de la coalición “Por México al frente”, y lamenta que el candidato puntero “termine con una ventaja de 20 puntos”.

En su análisis titulado “Anaya, la soledad del fracaso”, Dresser no oculta su amarga decepción por el hecho de que su candidato predilecto no haya estado a la altura de sus expectativas.

Frustrada, la politóliga reconoce los “atributos” que, según ella, poseía el candidato frentista para ganar. “Cosmopolita, trilingüe, lector, curioso, un ciudadano del mundo. Alguien que se informa, investiga, escucha. Alguien que se prepara, practica, entiende la política pública y le interesan sus implicaciones. Por eso estuvo del lado correcto de la historia en esta contienda, en una diversidad de temas, y arrancó aplausos en la Universidad Iberoamericana”, lisonjea zalamera.

No obstante, critica que Anaya fuera un candidato robotizado, programado para encenderse automáticamente día con día sin conectar con su lado humano para dar vida a su campaña. “El candidato prometedor de ayer”, describe Dresser, “es el candidato prefabricado de hoy. Nunca fue vital, siempre fue mimético”.

Aunque reconoce que Anaya tiene una ambición desmedida que resultó contraproducente, justifica su fracaso señalando que México quiere “la crítica visceral y la arenga con emoción y enojo” por encima de “la disertación cerebral”, en una especie de insulto encubierto por parte de la articulista a la inteligencia de las mayorías:

“En el fondo Anaya no es un peleador; es un pragmático. No es un transformador; es un negociador. Y México no quería la disertación cerebral, sino la crítica visceral. No quería la explicación con datos y cifras, sino la arenga con emoción y enojo.”

También acusó al régimen usurpador de Enrique Peña Nieto de haber lanzado una “cruzada facciosa” contra Anaya, dañando su reputación y logrando descarrilar sus posibilidades de triunfo. Reconoció, sin embargo, que el panista contribuyó a su propio desprestigio por “errores”, así llama Dresser a las corruptelas del sujeto, que no debió haber cometido.

“Como aceptar los moches. Como hacer transacciones millonarias siendo un político en funciones. Como arrasar con todo y todos para amarrar su candidatura presidencial, pisoteara a quien pisoteara”, acusa.

Claramente inconforme con la decisión de los mexicanos reflejada en todas las encuestas electorales, Dresser lamenta el fracaso de Anaya y el repudio a la abominación política denominada “Por México al frente” -integrada por partidos con ideologías opuestas-, misma que terminó siendo “tan cupular y tan cuatista como la del PRIAN que decía enfrentar”.

“Es una lástima porque hubiera sido mejor para México que el puntero no terminara con una ventaja de 20 puntos. Hubiera sido mejor para el futuro democrático que la elección fuera más apretada y menos cargada”, concluye la politóloga.

Con información de Proceso

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *