Primero Fitch Ratings, luego Moody’s… ahora Standard & Poors “reprueba” rescate de Pemex

México, 5 de marzo 2019 (NOTIGODÍNEZ).- Los ataques de la olligarquía internacional contra los tímidos intentos del gobierno por rescatar a la empresa nacional más importante, Petróleos Mexicanos (Pemex), no paran e incluso van en aumento.

A las opiniones negativas de las agencias calificadoras Fitch Ratings y Moody’s sobre el plan fiscal de rescate de Pemex, presentado en fechas recientes por Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, se sumó ahora Standard & Poors (S&P).

De acuerdo con la Agencia Proceso (Apro), S&P informó que revisó la perspectiva de calificación de Pemex, degradándola de “estable” a “negativa”. Esto, en un reporte donde la firma señaló que dicha modificación se debe al continuo deterioro de los perfiles de riesgo de negocio y financiero de la empresa que ha comprometido la recuperación de sus principales líneas de negocio.

En referencia a la propuesta del tabasqueño que busca aligerar la carga fiscal de la petrolera mexicana, S&P advirtió que “el plan financiero para restaurar los fundamentos crediticios de la petrolera es insuficiente respecto de las necesidades multianuales de inversión de capital”.

“Esto se basa en nuestra evaluación del rol crítico que tiene Pemex para el gobierno mexicano, tanto desde el punto de vista económico como para la ejecución de la política energética del país”, abundó citada por Apro.

El reporte continúa responsabilizando al gobierno de López Obrador:

“Nuestra evaluación también captura el vínculo integral entre Pemex y el gobierno que detenta la propiedad total de la empresa, y que considera la elevada participación gubernamental en todas las decisiones estratégicas”.

En tal sentido, la calificadora explicó que su evaluación es confirmada por el respaldo público del tabasqueño hacia la petrolera, el 14 de febrero pasado, en el que se anticipa una inyección por 25 MIL MILLONES DE PESOS y otras medidas para que la otrora paraestatal cumpla en tiempo y forma sus obligaciones financieras.

“El respaldo federal también es evidente a través de asignaciones incrementales aprobadas para Pemex en el presupuesto federal de 2019, que incluyen una inyección de capital por 25 mil millones de pesos mexicanos, así como el plan de monetizar anticipadamente pagarés federales relacionados con pasivos laborales de la empresa”, se lee en el multicitado reporte.

No obstante, S&P concluyó que estas acciones son insuficientes para atender completamente las necesidades de fondeo de la petrolera, pero “sin duda contribuyen al historial de respaldo gubernamental para la empresa”.

Opinión:

Volvemos a lo mismo: si AMLO hubiese anunciado que su plan de rescate de Pemex consiste en aumentar la “inversión privada” en las áreas atendidas por la empresa, las calificadoras estarían celebrando y bailando de alegría, calificando con 10 perfecto la “perspectiva” de nuestra empresa y pidiendo que AMLO sea premiado como el “estadista del año”, así como premiaron al asesino usurpador Peña Nieto por desmantelar el sector energético nacional. Pero no. AMLO propone un tímido plan fiscal de rescate y de inmediato lo reprueban y le ponen “orejas de burro”. ¿Y por qué “tímido”, preguntarán, ya encorajinados, los fanáticos de AMLO? Porque al final del día su plan fiscal no servirá para maldita la cosa. Si AMLO en verdad quisiera rescatar a Pemex, cancelaría la contrarreforma energética para expulsar a las trasnacionales que están saqueando nuestro petróleo y “compitiendo” -sin tener derecho alguno- por apoderarse de más yacimientos, en detrimento de las finanzas de nuestra empresa petrolera. ENTIÉNDANLO: la clave para salvar y auténticamente transformar este país, radica en la cancelación de esa contrarreforma.

Con información de Proceso

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *