Refinería que Calderón dejó inconclusa generó pérdidas por 9 MIL MDP y deuda de MIL 500 MDP

México, 20 de marzo 2019 (NOTIGODÍNEZ).- El proyecto de la Refinería Bicentenario, iniciado en 2009 por el genocida exusurpador Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, y finalmente cancelado en 2014 por su sucesor, también espurio, Enrique Peña Nieto, derivó en pérdidas por MÁS DE 9 MIL MILLONES DE PESOS de recursos públicos y un endeudamiento superior al MILLÓN Y MEDIO DE PESOS.

La información cobra relevancia luego de que ayer, a través de las redes sociales, Calderón criticó el proyecto de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, impulsado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien desde las pasadas campañas electorales prometió construir al menos dos refinerías y rehabilitar las existentes, abandonadas y convertidas en “fierro viejo” por los regímenes usurpadores que le precedieron.

“¡Es increíble! La Refinería que pretenden construir”, escandalizó Calderón en la red social Twitter, “1) No se licita abiertamente, sino que se invita a cuatro compañías a capricho… (dedazo entre 4) 2) Las 4 compañías metidas en escándalos de corrupción. 3) Todas extranjeras, ninguna mexicana. 4) Atole”, continuó adjuntando una nota del portal Eje Central.

El sujeto parece olvidar que el 18 de marzo de 2008, durante la conmemoración de la Expropiación Petrolera -anulada, por cierto, con las contrarreformas energéticas-, él mismo anunció el proyecto de la Refinería Bicentenario como una de las obras más importantes de su espuriato en materia petrolera. Sin embargo, dicho proyecto nunca se construyó y, hasta el día de hoy, sólo puede verse una barda en ruinas delimitando el perímetro de los terrenos abandonados donde se desarrollaría.

Pese a que el congreso autorizó la erogación de recursos millonarios para llevarlo a cabo, el régimen calderonista jamás puso en marcha el plan de construcción de la refinería, a desarrollarse en Tula, Hidalgo, a mediadios del sangriento espuriato de Calderón, y proyectada para entrar en operación en 2016.

En total se erogaron 9 MIL 612 MILLONES DE PESOS para arrancar el proyecto. A la fecha, se desconoce el destino de ese presupuesto escandaloso. En las 700 hectáreas adquiridas para edificar la refinería, sólo puede verse una barda que bordea los terrenos. No hay algún otro indicio de trabajos de construcción.

Al respecto, una investigación periodística de la revista Proceso halló millonarias adjudicaciones directas, modificaciones en los montos pactados, aceptación de plazos adicionales y atrasos sin cobro de penalización, así como la contratación de empresas con historiales de corrupción. Las mismas irregularidades, y muchas más, que el propio Calderón denuncia hoy a voz en cuello sobre el proyecto de Dos Bocas.

Asimismo, la deuda estatal derivada del fracasado proyecto calderonista ascendió a MIL 500 MILLONES DE PESOS, por los créditos que el “gobierno” de Hidalgo, encabezado en ese entonces por el priista Miguel Ángel Osorio Chong, contrajo para pagar los terrenos designados para albergar la refinería. A la fecha, los ejidatarios que vendieron los terrenos se encuentran en la más completa indefensión al haber perdido sus tierras y agotado el dinero que recibieron.

En 2015, la dirección de Petróleos Mexicanos (Pemex), encabezada por el priista Emilio Lozoya Austin, acordó con el desgobierno estatal absorber la carga por el pago de aquellos créditos, pese a que la petrolera se hallaba -y continúa- en una fuerte crisis financiera.

Opinión:

La refinería Bicentenario, junto con la Estela de Luz y otros “proyectos” fracasados y onerosos a costillas de los mexicanos, son sólo un pequeño botón de muestra del daño que el régimen usurpador de Calderón causó a las finanzas del país, sin mencionar el saqueo a través de nuevos impuestos, los gasolinazos que él inició, el baño de sangre y otros crímenes de lesa patria. ¿Para qué volver a recordar esto? Porque el sujeto, ya desprovisto de la megapensión que le pagaba el pueblo y repudiado por los grupos que lo impulsaron -panistas y otros de ultraderecha-, quiere seguir alcoholizándose con cargo al erario ahora mediante un nuevo partido político. ¡Es el colmo con este delincuentazo! No le basta con regodearse en su impunidad por haberse robado la Presidencia y desatado una barbarie sin precedentes. Encima, insiste en desafiar la dignidad de los mexicanos. ¿Cuándo reaccionaremos para poner en su lugar a este criminal que pide a gritos ser ajusticiado?

Con información de Proceso y El Universal

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *