La esposa de Calderón, igual que Peña, es una simple hechura de los medios… y sin el PAN, vale MENOS AÚN

Se fue la esposa de Calderón

Por Gerardo Fernández Noroña
(@fernandeznorona)

El día de ayer, la esposa de Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, cerró el círculo de la crónica de una renuncia al PAN largamente anunciada. Terminó 33 años de militancia partidaria, bastante grises por cierto. Fue integrante de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal durante el periodo 1994-1997, obvio, de representación proporcional . Fue diputada federal durante el periodo 2003-2006, adivinaron, también de representación proporcional. Tampoco destacó en la estructura partidaria de Acción Nacional. Fue Secretaría Nacional de la Promoción Política de la Mujer de 1999 a 2003. Quiero suponer que éste era un cargo de los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional panista.

Hace once años que no detentaba un cargo público, porque el invento de “Primera dama” no sólo no es cargo público, tampoco se encuentra reconocido dentro de la estructura gubernamental. Es un eufemismo para ubicar a quien acompaña como pareja al ejecutivo federal. Para colmo de males, el ejecutivo federal al que acompañó la señora Zavala no ganó la presidencia de la República, la usurpó de 2006 a 2012.

Así que cuando algunos hipócritas dicen indignarse porque se le ubica como la esposa de Calderón, olvidan que esa es una definición precisa de Margarita Zavala y no un acto de misoginia en su detrimento.

Volviendo al tema de su renuncia, desde hace muchos meses la esposa de Calderón había advertido que se saldría de Acción Nacional. Ya en 2015, su fuerza al interior del partido había sido tan magra, que ni siquiera había logrado ser elegida nuevamente candidata a diputada plurinominal. Valga aquí explicitar que la señora de Calderón nunca ha ganado una elección de mayoría. Nadie recuerda una sola de sus intervenciones en la Asamblea de Representantes o en la Cámara de Diputados Federal. No ha sido y no será un personaje sobresaliente de la vida política nacional, todo mundo la ubica por lo que es: la esposa de Calderón.

Como les decía, la señora de Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa ya había anunciado su salida desde hace muchos meses. De hecho, el camión en el que inició sus recorridos por tierra, bastante pobres por cierto, era un camión de color morado, con el que se identifica a los candidatos independientes. Pues ayer materializó su renuncia y con ello, abrió el camino para que el candidato a la presidencia del PAN y del Frente Ancho y Profundo, sea Ricardo Anaya.

¿Quién pierde y quién gana con la renuncia de la esposa de Calderón al PAN? Yo creo que al interior de Acción Nacional todos pierden. La única razón por la cual la esposa de Calderón renunció a sus 33 años de militancia es por la ambición desmedida de ésta y sobre todo, por la ambición de Felipe Calderón. Calderón pretende regresar a la presidencia sea como sea, llegar, como él mismo lo dice, “haiga sido como haiga sido”. Y movidos por esa ambición y por esa arrogancia, no se dan cuenta que al romper al PAN, cancelan toda posibilidad de que la derecha por ellos representada, llegue a la presidencia. Dudo mucho que la esposa de Calderón logre siquiera las firmas necesarias para registrarse como candidata independiente. No creo que haya más de un candidato independiente que logre el casi imposible requisito de reunir millón y medio de firmas (poco más de 800,000, formalmente).

Por otra parte, por septiembre del año pasado, platiqué con Ricardo Anaya a raíz de mi exigencia de que se sancionara al entonces gobernador poblano Rafael Moreno Valle, por la agresión física que sufrí en la Casa Aguayo, que incluyó el robo de mi teléfono celular. Nunca en toda mi trayectoria política había sufrido una agresión de tal magnitud en oficinas gubernamentales y menos aún el robo de un celular. Alguna vez, siendo Secretario de Gobernación Emilio Chuayffet, también viví una grave agresión que hoy no contaré y en la cual también estuvo involucrado el funcionario de apellido Migliavaca.

Volviendo a la charla con Ricardo Anaya, él me comentó su convicción de que Acción Nacional tenía una buena oportunidad de ganar la presidencia la República. Esa convicción estaba basada en la necesaria unidad de su partido, que él veía peligrar desde esa fecha. No sé si su percepción haya cambiado y crea que con el apoyo del PRD y de MC pueda subsanar el quiebre del PAN. Pero no hay duda que el Frente Ancho y Profundo va integrado por lo que queda del PRD y por lo que queda del PAN. Además llevan la carga de que lo que resta de ambos partidos fueron promotores entusiastas y sostenedores del Pacto por México.

Así que la declaración pública de Anaya en el sentido de que la renuncia de la esposa de Calderón beneficia al PRI, es correcta. Pero también es cierto que este rompimiento vulnera al frente conformado no para enfrentar al PRI, sino para cerrarle el camino a López Obrador. El citado frente tendrá pésimas candidaturas y débil estructura partidaria para enfrentar unos comicios tan duros y competidos como lo serán los del 2018. Llevarán a Ricardo Anaya rumbo a la presidencia y nada menos que a la indefendible de Alejandra Barrales para el Distrito Federal.

En torno a los comicios presidenciales, la derecha va más que dividida: un candidato del PRI; un candidato del PAN apoyado por el PRD y por MC (¿Qué le pasó a Dante?); un candidato independiente de la derecha, quizás dos o hasta tres, si el gobierno quiere pulverizar a la derecha articulada en torno a Acción Nacional y, un candidato de la izquierda.

Me explico: Pedro Ferriz de Con es de ultra derecha. Sus posiciones son más cercanas al espectro cercano a Acción Nacional y le restaría votos a éste, de lograr su registro. Ríos Pitter es un hombre de derecha, que pretende quitarle votos a López Obrador pero que no lo lograría de alcanzar su registro. Su discurso será el típico despolitizador, que en realidad promueve la no participación y que de movilizar a ese electorado, no son votos con que cuente MORENA. Jaime Rodríguez es un desvergonzado que no ha cumplido ni dos años en el gobierno de Nuevo León, que tiene un repudio generalizado en su entidad y que sería una caricatura de candidatura, que llegaría en el mejor de los casos a los mismos sectores despolitizados del país. La esposa de Calderón, de lograr su registro, le quitará votos al PAN y a nadie más. Y María de Jesús Patricio Martínez, la aspirante a una candidatura por el movimiento indígena del país, difícilmente logrará su registro. Quienes la apoyan carecen de toda experiencia electoral y creo que realizan cuentas alegres cuando consideran que podrán lograr el millón y medio de firmas necesarias para registrar esa candidatura. La candidatura de Patricio Martínez sería sin duda una candidatura de izquierda, que retoma aspectos programáticos que la izquierda electoral ha dejado de lado y que debe reincorporar. De lograrse, tampoco esta candidatura le restaría votos al candidato de MORENA. La candidatura del movimiento indígena va dirigida a sectores que tradicionalmente se abstienen de votar desde la izquierda.

Así las cosas, como lo dije desde el inicio, la renuncia de la esposa de Calderón a su partido es la crónica de una larga anunciada renuncia. Una renuncia en la que el único perdedor se llama Partido Acción Nacional, lo cual no celebro, pero lejos estoy de lamentar. Hace rato que Felipe del Sagrado Corazón de Jesús debería estar liquidado políticamente. Se olvida que cuando usurpó la presidencia no podía acudir a sitio alguno sin imponer un estado de sitio de facto, en cada lugar del país al que se presentaba. Hace rato que le espera un lugar en el basurero de la historia a tan nefasto actor de la política nacional. Por su parte, Zavala igual que Peña, es una simple hechura de los medios: ni más, ni menos, pero que, sin su partido, poco vale. Al tiempo.

“El pueblo tiene derecho a vivir y a ser feliz”.
Gerardo Fernandez Noroña.
México D.F. a 7 de octubre de 2017.

¡Comenta usando tu cuenta de Facebook! O utiliza nuestro formulario. Todas las opiniones son bienvenidas, sólo pedimos respeto tanto para este medio como para los demás visitantes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *